Cómo pintar tu tabla de surf con rotuladores POSCA

Llega el calor y con él la práctica de deportes acuáticos. Una de las actividades que más se están poniendo de moda en nuestro país es el surf, aunque son pocas las playas en las que se crean olas lo suficientemente grandes para que los amantes de este deporte lo disfruten. El material único e imprescindible que se necesita para surfear es la tabla, o paddle, y aunque hace años todas tenían diseños muy parecidos, hoy en día hay mucho dónde elegir. A pesar de ello, la irrupción del Do It Yourself (DIY) y la apuesta por la personalización de todo aquello que hacemos, ha provocado que cada vez sean más los surferos que crean diseños únicos para sus paddles. Una forma fácil de crearlos y con un resultado 100% profesional es pintar tu tabla de surf con rotuladores POSCA.

 

¿Por qué personalizar nuestra tabla de surf?

 

  • Conseguiremos un diseño único.
  • Podremos plasmar el dibujo que queramos, algo complicado cuando se busca un diseño en específico.
  • La oferta variada de diseños es escasa

 

La personalización de nuestra tabla de surf podremos llevarla a cabo sobre superficies ya pintadas (para añadir un toque o completar ilustraciones que ya venían de fábrica). Aunque lo más fácil y efectivo es plasmar nuestras creaciones sobre tablas blancas: son más baratas y permiten dejar volar nuestra imaginación.

 

¿Qué necesitamos para ilustrar una tabla de surf?

 

  • Rotuladores POSCA de aquellos colores que nos interesen
  • Lápiz de punta fina y goma de borrar
  • Paños limpios
  • Aguarrás y acetona
  • Una lija suave
  • Barniz acrílico transparente

 

El paso a paso

 

  1. Limpiar la tabla de surf. Es el paso más importante de todos. Este material suele estar encerado así que lo primero que haremos es dejar el paddle al sol o pasarle un secador de pelo para que la cera se derrita y se vaya desincrustando.
  2. Aplicar aguarrás para acabar con los restos de cera que hayan podido quedarse adheridos y luego, con la ayuda de un paño impregnado en acetona, limpiar la tabla por completo.
  3. Lijar la zona que queramos colorear para eliminar la capa brillante y limpiar los restos que se hayan desprendido con un paño limpio.
  4. Con la ayuda de un lápiz fino trazaremos el dibujo que queremos pintar. Esto nos servirá de guía a la hora de colorearlo.
  5. Empezar a pintar nuestro diseño con los rotuladores POSCA.
  6. Dejar secar durante un día entero y, luego, cubrir la zona coloreadas con un barniz acrílico transparente. La manera más cómoda de hacerlo es con un spray, ya que des esta manera, lo aplicaremos de forma uniforme y el resultado será perfecto.
  7. Dejar secar durante media hora y… ¡Ya podrás encerar y utilizar de nuevo tu tabla para surfear las olas!

 

Te dejamos este vídeo explicativo para mostrarte de qué manera se deben seguir los pasos para que tu tabla quede perfecta. Puedes ver más vídeos de este tipo en el canal de Vimeo de Surfing Life, una publicación australiana dedicada al 100% al mundo del surf.

 

También te damos algunos tips para mejorar tu técnica y las creaciones que desarrolles con los rotuladores POSCA:

 

  • Para mezclar los colores debes hacerlo rápido, ya que es imprescindible que la pintura esté bien húmeda.
  • Pinta en primer lugar el grueso del dibujo y luego dedícate a retocarlo mientras lo rellenas.
  • Para superponer colores debes esperar a que el dibujo de la primera capa se seque antes de pintar sobre él.
  • Antes de utilizar los rotuladores POSCA agítalos bien, ya que tienen la punta seca y debes pulsar bien hasta que salga la tinta.
  • Si quieres crear reflejos y sombras los rotuladores de color blanco y negro serán tus mejores aliados.

 

Si eres un amante de los deportes acuáticos y también practicas paddle surf o kayak, recuerda que puedes aplicar estos mismos consejos para pintar tu material deportivo.

 

 

 

Deberes de verano: Una oportunidad de divertirse y aprender en familia

En plena polémica sobre la necesidad real de que los niños hagan deberes o no, lo cierto es que llega el verano y son muchos los profesores que todavía elaboran una lista con todos los deberes que deben realizar sus alumnos en época estival. Algunos para reforzar lo aprendido durante el curso y otros para insistir en aquellas materias que no han logrado superar.

 

La mayoría de expertos coinciden en apuntar que hay que buscar alternativas a los tradicionales deberes de verano, una auténtica oportunidad para divertirse mientras aprenden y comparten tiempo de calidad con la familia. En la época estival, los padres suelen tener más tiempo para dedicarle a sus hijos, así que pueden ayudarlos con las tareas del colegio.

 

Unos deberes diferentes

Como ya hemos dicho anteriormente, docentes y psicólogos coinciden en que hay que motivar a los menores de forma diferente a la tradicional. Hemos elaborado un listado de ideas que conseguirán que tus hijos sigan aprendiendo cosas nuevas en verano de forma amena.

 

  • Leer un libro. No es ningún descubrimiento, ni ninguna propuesta radical. Pero a veces se nos olvida que más allá de los ejercicios de ortografía y gramática, lo mejor es leer mucho. La mejor manera de perfeccionar y pulir la escritura. Podemos sentarnos cada día media hora con ellos y leerles en voz alta unos cuantos capítulos, a la vez que los animamos a que luego sean ellos los que continúen la lectura. Una vez transcurridos esos 30 minutos, podemos analizar con ellos la historia, pedirles que nos expliquen o que nos hagan un resumen de lo que hemos leído y descubrir también los mensajes del argumento de la historia en cuestión.

 

  • Ver series y películas. Sí, ver la tele puede convertirse en una tarea de aprendizaje. La idea es disfrutar de una película o serie, no necesariamente de temática 100% infantil, en un idioma que queramos que refuercen como, por ejemplo, el inglés. Es muy importante que los subtítulos estén también en inglés, para que puedan relacionar lo hablado con su correspondiente palabra escrita. Es interesante elegir productos audiovisuales que transmitan un mensaje positivo y que, al margen del idioma, se trabajen otros aspectos que ayuden al desarrollo del niño. Un momento para pasar en familia tras el que se puede comentar lo aprendido.

 

  • Leer la prensa. La idea no es que nuestros hijos se lean un tedioso diario durante el desayuno, pero sí que es importante que aprendan a conocer lo que ocurre a su alrededor y que muestren interés por ello. Se puede elegir cada día una noticia diferente, la que más les guste por su titular o temática. Leerla y analizarla. El objetivo es conseguir despertar su espíritu crítico y que sean capaces de pensar por sí mismos.

 

  • Juegos para desarrollar aptitudes sociales. Puede parecer contradictorio, pero la mayoría de juegos consiguen despertar aptitudes positivas en los más pequeños. Un rato de ocio jugando al escondite, por ejemplo, consigue que los niños trabajen sus capacidades organizativas.

 

Lo más importante, en todo caso, es que esta ayuda permita a los niños desarrollar su tarea por sí mismos. Especialistas como Silvia Álava, experta en psicología educativa y psicología clínica y de la salud, apuesta por la autonomía de los más pequeños.

 

Deberes ¿Sí o no?

Como indicábamos al inicio de este artículo, desde hace algunos años se ha planteado un debate bastante importante a nivel nacional sobre la necesidad de que los escolares tengan o no tengan deberes. Existe una iniciativa en Change.org para que haya una racionalización de las tareas escolares. Según la convención de derechos de los niños de la UNICEF, los menores tienen derecho al descanso y al juego; y los impulsores de iniciativas como la de la racionalización de los deberes busca el equilibrio entre el estudio y el tiempo dedicado al ocio de los pequeños.

 

 

 

 

 

 

 

Benjamin Lacombe, un universo propio de la ilustración

La infancia, una fuente inagotable de inspiración. Así lo cree Benjamin Lacombe, un ilustrador francés que se acerca a los 40 pero que mantiene intacta la sensibilidad y la capacidad de sorprenderse de los niños. Los expertos lo denominan “el mago de la ilustración” y no es para menos, no ya porque sea un excelente dibujante, si no porque ha conseguido crear un universo propio y reconocible, algo bastante más difícil.

 

Nació en París en 1982 y ya tiene a sus espaldas 15 años de carrera profesional a pesar de su juventud. De hecho, este año 2018, acaba de publicar “Curiosidades. Una monografía. 2003-2018”, un auténtico repaso visual y reflexivo a su carrera.  Combina sus mágicas ilustraciones, con bocetos y fotografías mientras explica paso a paso cómo es su proceso creativo, cómo maneja los proyectos y cuáles son sus fuentes de inspiración:

 

  • La infancia. Ya que la considera una fuente inagotable de creación.
  • Cultura asiática, en especial la japonesa. Desde pequeño se ha visto atraído por el archipiélago nipón.
  • El concepto de lo raro y extravagante. Asegura que le aburre todo aquello que implica “normalidad”. Le gusta explorar nuevos terrenos y aportar visiones diferentes.
  • Los personajes históricos. Le atrae la historia que envuelven a ciertos personajes, su época y su forma de vida. Ha trabajado especialmente con figuras como la de la pintora mexicana Frida Khalo o la que fue reina de Francia, María Antonieta.
  • La naturaleza. Le gusta intentar recrearla para intentar imitar su “perfección”.

 

Lacombe, que ha expuesto sus ilustraciones por todo el mundo, consigue hacer realidad los sueños a través de su obra. Con la que, por cierto, está fuertemente vinculado e implicado. Con su libro ”Madama Butterfly” consiguió un desplegable de 10 metros de longitud. Y a esto hay que añadirle su vena literaria, le encanta narrar y contar historias.

 

El ilustrador francés también comparte muchas de sus creaciones a través de su página de Instagram, una auténtica galería en la que descubrir el auténtico “universo Lacombe”.

Los juegos favoritos para entretenerse en verano

No hay discusión alguna de que los juguetes son fundamentales para los niños, tanto para su entretenimiento como para su aprendizaje. Además, son ideales a cualquier edad porque cada uno de ellos se adapta a las necesidades del momento. Los juegos son buenos para su motricidad y fomentan las relaciones entre los niños. Pero, de todos ellos, ¿cuáles son los juegos favoritos para entretenerse en verano?

Tradicionales vs tecnológicos, ¿quién gana la batalla?

En el mundo actual, en el que una gran parte de los juegos está condicionada por la influencia de la tecnología, el juguete tradicional sigue acaparando la atención de muchos niños. Los videojuegos, las consolas y otros juegos electrónicos, donde todo está hecho y preparado para que los niños solo piensen y hagan “clics”, no han conseguido vencer al juguete tradicional.

Y así lo confirma la Asociación de Jugueteros de España. Según su informe, los juegos favoritos de los niños son aquellos que les hacen volar su imaginación y su fantasía, creando mundos paralelos llenos de diversión donde el protagonista son el niño y su juego.

Los juegos electrónicos son inevitables hoy en día, y no hay que descartarlos para su aprendizaje. Pero no es razonable la obsesión de algunos padres de querer tratar a sus hijos como si fuesen mayores. Solo se preocupan en prepararlos para un futuro laboral prometedor con clases extras de idiomas, informática, etc., y no les dan tiempo para desarrollar su creatividad y motricidad jugando. Muchos se olvidan que jugando, los niños también aprenden, experimentan, comparten y se divierten.

Juegos favoritos para disfrutar al aire libre

Por este motivo, os queremos proponer los juegos favoritos con los que vuestros niños van a poder disfrutar del verano al aire libre. ¿Preparados?

  1. Los clásicos juguetes de arena son siempre un acierto para la playa. Cubos, palas y rastrillos son juguetes estimulan la creatividad de los niños, ya que pueden crear castillos, construcciones y túneles. Todo un mundo de la construcción que descubrir.
  2. Cometas. Jugar con una cometa es barato y hacerla volar es muy divertido. Aporta muchos beneficios principalmente a los más pequeños de la casa. Les motiva a moverse de un lado para otro, a correr para elevar la cometa, a tener paciencia y perseverancia. Toda una lección de aprendizaje.
  3. Juegos donde el protagonista es el agua. Estos juegos son especialmente ideales para el verano. Una manera de divertirse y refrescarse del calor del verano. Las pistolas de agua son siempre una buena opción, pero debemos controlar que no tengan un chorro de agua muy potente que pueda dañar al niño. No podemos olvidarnos de los globos de agua, ¡diversión a raudales! Colchonetas y otros juguetes para las piscinas y la playa son los acompañantes perfectos para los niños en verano.
  4. Balón. Los juegos con el balón son perfectos en cualquier estación del año. Aunque en verano este deporte es más divertido, ya que puede practicarse a orillas del mar o en la piscina. Todo un mundo de diversión.

Cómo construir aviones de papel este verano

,

Si eres un fanático de la papiroflexia, no te puedes perder estos trucos para construir aviones de papel con los más pequeños de la casa. Disfrutarás con esta propuesta y, a la vez, podrás organizar un pequeño campeonato de aviones para ver cuál es el que mejor vuela. Lo importante es pasar un rato muy divertido en familia o amigos.

Tres tipos de aviones de papel diferentes

En este artículo os vamos a enseñar a hacer tres aviones de papel diferentes: el Rayo Invencible, el Barón Rojo y el avión Colibrí. Cada uno tiene sus propias particularidades. ¿Quieres saber cómo hacerlos? ¡Empezamos!

Rayo Invencible

Es el avión más veloz de los tres. Y llega muy lejos. Además, es muy fácil de hacer siguiendo estos pasos:

  1. Colocando la hoja en horizontal, dóblala por la mitad y desdóblalo.
  2. Dobla las puntas de la izquierda del papel. Los dos extremos hacia la doblez marcada, formando un triángulo equilátero.
  3. Vuelve a doblar de nuevo el lado de abajo hacia arriba, haciendo lo mismo en la parte superior. Las dobleces siempre simétricas.
  4. Dobla el avión por la mitad, por la primera línea marcada. Para hacer un ala, dobla hacia abajo la parte de arriba del avión Lo mismo con la otra ala.
  5. Finalmente dobla las esquinas del final del ala hacia arriba, para ganar en estabilidad.

Para que llegue bien lejos, os recomiendo tirarlo hacia arriba. Es el más rápido de os tres debido a su forma, el aire pasa alrededor sin mucha resistencia.

Barón Rojo

Este avión es llamado el acróbata. Realizará increíbles piruetas y dejarás con la boca abierta a tus amigos. Tiene dos alerones y un timón para hacerlo volar de una forma u otra. Te explicamos como hacerlo:

  1. La hoja en horizontal se dobla por la mitad. Desdobla, llevando la esquina superior hacia abajo. A la vez dobla el pico de abajo hacia arriba formando un triángulo. Ahora une con celo la parte abierta.
  2. Doble el pico hasta la base del triángulo y por la línea central marcando bien la doblez.
  3. Otra vez desdóblalo. Para hacer las alas dobla los lados a unos dos centímetros del pliegue central. Dando la vuelta al avión, se doblan los extremos de las alas hacia dentro a un centímetro.
  4. La aleta posterior se construye haciendo un corte a unos dos centímetros y medio de la cola.
  5. Haciendo ligeros cortes en la parte de los alerones de atrás los podrás doblar hacia arriba y abajo para conseguir que gire en el aire.

¡Ahora solo te falta experimenta con él! El timón trasero que has hecho hará que el flujo de aire cambie y vuele en diferentes direcciones.

Avión colibrí

Este es un superplaneador. Permanecerá en el aire más tiempo. En cuatro pasos te enseñamos como construirlo:

  1. Dobla y desdobla la hoja por la mitad. Una vez realizado, dobla la esquina superior e inferior hacia el centro.
  2. Haz un pliegue hacia dentro por la parte izquierda del papel que será la punta del planeador. Debes repetir esta acción 6 veces, consiguiendo hacer el avión más corto, que le ayudará a planear más.
  3. Ahora dobla el avión por la mitad y haz una hendidura en el centro. Dobla un lado del avión a unos dos centímetros y haz lo mismo en el otro lado.
  4. Las alas se construyen doblando los extremos hacia arriba. Une con celo la parte posterior del avión y, ¡listo para volar!

Cómo hacer en casa polos con fruta para los más pequeños

,

Llega el verano, las altas temperaturas nos hacen sudar de lo lindo y los más pequeños de la casa ya no van al colegio. ¿Qué podemos hacer para entretenerlos y, a la vez, se refresquen del calor sofocante del verano? Te ofrecemos una idea muy helada, hidratante y muy fácil de hacer. Polos con fruta para que disfruten pequeños y mayores. Una receta refrescante que es ideal para el verano.

Receta refrescante para el verano: polos con fruta

Los polos con fruta son muy fáciles de preparar y, además, son aptos para todos los públicos. Una manera diferente de jugar y enseñar a cocinar a los más pequeños de la casa. Es hora de divertirse en la cocina y preparar un postre muy hidratante y repleto de vitaminas para el verano. ¿Estás listo? Comenzamos.

Para su preparación sólo tendrás que cortar las frutas que más te gusten y añadir zumos de frutas. Los ingredientes básicos son frutas y zumos. Aún así, os dejamos con algunas recomendaciones de sabores. Ingredientes:

  • Fresas
  • Kiwi
  • Melocotón
  • Zumo de naranja
  • Zumo de piña
  • Un molde de helados

Consejos para que los niños coman más variedad de fruta. En un principio, puedes utilizar las frutas que más gustan a los niños, pero en preparaciones posteriores puedes introducir otro tipo de fruta. Una manera sencilla y refrescante para que los más pequeños coman todo tipo de variedad de frutas. Opta por manzanas, plátanos, peras, sandías, etc.

Cómo preparar polos con fruta, paso a paso

Sigue estos cuatro sencillos pasos y en menos de 30 minutos habrás preparado riquísimos postres para el verano:

  1. Escoge y corta las frutas que más te gusten o que más les guste a tus hijos: fresas, piña, melón, etc.
  2. Coloca los trocitos pequeños de fruta cortados en un molde de polo o helado.
  3. Añade zumos de frutas.
  4. Ahora sólo lo tienes que meter los moldes en el congelador, esperar entre 4 o 5 horas y, ¡a disfrutar!

El verano se lleva mejor cuando, a la vez de disfrutar cocinando, puedes alimentarte sano. Llévate a la piscina los helados que has preparado en casa y serás el rey de la piscina.