5 ideas creativas para decorar puntos de libro este 2019  

,

 

El auge de las nuevas tecnologías ha puesto de moda los e-books o libros electrónicos, una opción de lo más cómoda para los viajes, pero todavía hay muchos lectores nostálgicos que se aferran al papel. Al olor de un libro nuevo, o el característico de aquel que ya ha pasado por otras manos antes; el tacto de las páginas al pasarlas, poder subrayar, dibujar y soñar con ellos. Para vosotros, os damos 5 ideas creativas para crear y decorar vuestros puntos de libro.

 

¿Son necesarios los puntos de libro hoy en día?

Como decíamos al principio, parece que los libros electrónicos están ganando terreno a los de papel, aunque con el paso de los años se puede observar que el mercado se ha estabilizado y las 2 opciones conviven como 2 soportes de lectura diferentes y complementarios.

 

Un ávido lector puede usar cualquier cosa que tenga a mano como punto de libro.: desde unas entradas de cine, a un ticket de compra o un trozo de papel. Si quieres darle un toque creativo a tu marca páginas, te damos 5 ideas creativas, toma nota.

 

Las 5 ideas creativas para decorar puntos de libro

 

  1. Una flor de ganchillo. El auge de las nuevas tecnologías también nos ha traído de vuelta algunas prácticas que se habían quedado en el olvido como el ganchillo. Ahora se ha convertido en una afición más que muchos utilizan para desestresarse, si es tu caso, aprovecha para crear una bonita flor que te sirva como punto de libro. Y si nunca has hecho ganchillo te dejamos ver este vídeo para que aprendas a hacer “cadenetas”.
  2. Rosa de Sant Jordi. Qué mejor día que el 23 de abril para crear un bonito punto de libro inspirado en la leyenda del dragón y la rosa. Necesitarás unos cuantos palos de helados, píntalos de color verde con un rotulador POSCA. Luego recorta papel pinocho de color rojo en forma de pétalos y únelos en la parte superior del palo con un poco de cola transparente formando una rosa. ¡Punto de libro listo!
  3. Rosa lectora. Hazte con unas cuantas hojas de papel de periódico y con la ayuda de un poco de cola transparente envuelve y engánchalas a un palo de pinchito. Luego recorta pétalos y colócalos en el tallo para formar tu rosa de papel de diario. Conseguirás un punto de libro muy original y visual con un efecto de letras superpuestas.
  4. Rosa natural seca. Recicla tu rosa de Sant Jordi, disfruta de ella durante unos días en un jarrón con agua. Cuando veas que se empieza a marchitar déjala dentro de un libro grande, que quede bien aplastada, así conseguirás que se seque antes. Deja pasar algunos días y cuando la veas totalmente seca, aplica un barniz para evitar que se rompa. Ya tienes tu punto de libro natural, ecológico y también romántico.
  5. Punto de libro clásico. No todo iban a ser flores, crea un punto de libro clásico pero a la vez original y creativo. Hazte con algunas cartulinas de los colores que prefieras y recorta un rectángulo del tamaño elegido. Puedes utilizar plantillas bajadas de internet para calcar diseños con la ayuda de tus marcadores POSCA y Uni-ball. También te puedes atrever recortando el cartón con formas (de cactus, de flamenco, de tejado… ¡Lo que se te ocurra!).

5 trucos de memorización infalibles  

 

Se acerca la época de exámenes, un periodo de nervios, tanto para estudiantes de secundaria como universitarios. En el primer caso, si nos centramos en aquellos que cursan bachillerato, se juegan su paso a la educación superior y los segundos su futuro. Trucos para estudiar hay muchos, otros tantos para conseguir aplacar los nervios, pero nosotros te hablamos de aquellos infalibles para memorizar. Algo que no solo le va bien a los estudiantes, también al resto de la población que necesite ejercitar su memoria.

 

Memorizar vs estudiar

 

Puede que parezca que ambas cosas son parecidas o iguales, pero en realidad estudiar nada tiene que ver con memorizar. Podemos guardar datos en nuestra memoria y luego “vomitarlos” en un examen, pero, ¿habremos aprendido algo?, ¿los recordaremos tiempo después? ¿Y si en el examen debemos realizar un análisis? Está claro que la memorización no nos servirá para nada de esto, pero sí que puede ayudarnos a retener más fácilmente una información bien procesada y estudiada.

 

Los 5 trucos de memorización infalibles

 

  1. La repetición. Un truco tradicional donde los haya pero que funciona. Después de haber estudiado, analizado e interiorizado los conceptos debes concentrarte en repetir una y otra vez la información hasta conseguir retenerla en tu memoria. Te ayudará leer la información en alto, cronometrarte y pensar que estás dando un discurso. Incluso ponerte frente al espejo te ayudará.
  2. La agrupación. Distribuye toda la información que quieras memorizar en grupos temáticos o categorías. Por ejemplo, si estudias una materia como la historia, agrupa los acontecimientos por fechas, otro grupo por épocas, otro por países, etc.
  3. La asociación. Otro truco casi tan viejo como el de memorizar, pero que ayuda y mucho. Asocia cada concepto, palabra o información que quieras memorizar a cosas de nuestro día a día que nos ayude a recordarlo.
  4. La memoria visual. Los expertos aseguran que nuestro cerebro funciona mejor cuando tiene que recordar imágenes que conceptos más abstractos. Para ello es importante tener la información que queramos memorizar en soportes atractivos y con elementos distintivos que nos permitan acordarnos de algo. Un ejemplo es subrayar los temas con diferentes colores, hacer anotaciones gráficas e incluso dibujos.
  5. Los esquemas. De pequeños nos obligaban a hacer resúmenes y esquemas de los temarios. Lo hacíamos de forma casi automática sin darnos cuenta que es una buena oportunidad para retener la información. Entran en juego dos aspectos: La memoria visual de la que hablábamos y también la agrupación por ramas de ese gran árbol a memorizar.

 

Y un último consejo para ejercitar la memoria y conseguir retener conceptos: El descanso, es imprescindible no agobiarse, estresarse o desesperarse, ya que todo esto repercutirá negativamente.

Cómo entretener a los niños en los trayectos de avión  

,

 

Un viaje con niños puede llegar a ser desesperante. La responsabilidad se multiplica y el descanso se volatiliza, de los niños hay que estar pendientes las 24 horas del día, pero si existe un momento en el reclaman atención constante es durante los trayectos de avión. Los “peques” se aburren y piden que les hagamos caso. Te contamos cómo entretener a los niños en los trayectos de avión.

 

Plan de Vuelo: Imprescindible

 

Como si fuéramos parte de la tripulación es imprescindible trazar un plan de vuelo cuando se viaja con niños, y con plan nos referimos a eso, a la planificación de cómo pasaremos el tiempo que dure el viaje.

 

  1. El primer paso es comprobar la duración del vuelo. Así podremos identificar cuantas horas deberemos entretener a los “peques”.
  2. Dividir el tiempo de vuelo en bloques o etapas. Esto nos ayudará a distribuir mejor el tiempo que estaremos “encerrados” en el avión. Los expertos recomiendan hacerlo en etapas de 15 minutos cada una, durante la que se realizará una actividad previamente planificada. Por ejemplo, en un vuelo de 2 horas tendríamos que preparar 8 actividades distintas. Aunque son muchos que dejan “en blanco” los primeros 15 minutos y los últimos 15, y así aprovechan para que el “peque” se entretenga mirando por la ventanilla para ver cómo despega o aterriza el avión.
  3. Las actividades deben ser entretenidas y con posibilidad de practicarlas en la cabina de un avión teniendo en cuenta que debemos respetar el descanso del resto de pasajeros. Podemos llevar: Cuentos infantiles, cuadernos para colorear o cartas.
  4. DVD portátil. Se trata de un aparato electrónico muy recomendable, ya que así podremos entretenerlos con películas de dibujos animados durante gran parte del vuelo.
  5. Juegos para apps. El teléfono móvil se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo, vamos con él a todas partes, ahora también nos sirve como consola móvil en los viajes en avión.
  6. En algún momento del vuelo, los “peques” se cansarán y querrán echar una cabezadita. Siempre es mejor que se duerman, aunque luego tengan que adaptarse a los cambios horarios.
  7. Snacks saludables. El aburrimiento nos da hambre, les pasa a adultos y pequeños, pero en el caso de los niños debemos apostar por snacks saludables que traigamos de casa, ya que los productos industriales que nos pueden vender en un avión tienen una carga importante de grasas saturadas y azúcares que pueden intranquilizar aún más a los “peques”.

 

¿Qué tipo de bolígrafo se adapta mejor a tu escritura?  

¿Alguna vez te han dado una receta y has seguido las instrucciones al pie de la letra, pero el sabor del plato era totalmente diferente al que habías probado de manos del que te dio esa receta? Pues con la escritura igual, todas son distintas, porque distintas son las manos que cogen el bolígrafo, por eso te explicamos qué tipo de bolígrafo se adapta mejor a tu escritura.

 

Los tipos de bolígrafo que existen

 

Cuando pensamos en un bolígrafo, a todos se nos viene a la cabeza el típico de tinta azul o los que regalan como publicidad. Pero existe un universo muy amplio con modelos para todos los gustos:

 

  • Plumas. Para los más clásicos, no se trata de un bolígrafo al uso, pero es una herramienta más con la que se puede escribir. Es perfecta para aquellos amantes de los objetos vintage, la caligrafía y que la utilicen en ocasiones especiales como la firma de documentos o el manuscrito de cartas importantes. Es incómoda para un uso diario, ya que pueden sufrirse accidentes con la tinta y su recarga es demasiado asidua.
  • Rollers. Son bolígrafos que permiten una calidad en la escritura parecida a la pluma, pero con la comodidad de un bolígrafo, es fácil de usar gracias a su punta de bola rodante que no se engancha en el papel. Los rollers pueden ser de tinta líquida (ideal para los que escriben ejerciendo mucha presión sobre el papel o para rellenar documentos que se calcan) o tinta gel (aquí se incluyen colores metalizados y muy brillantes, ideales para felicitaciones).
  • Tinta de aceite. Se trata de los bolígrafos más utilizados por su precio económico, durabilidad y facilidad para escribir. Su tinta es más viscosa y se seca muy rápidamente. Resistentes al desgaste, se recomiendan para la escritura en documentos oficiales y para el día a día, ya que no manchan por su rápido secado.

 

Lo que debemos tener en cuenta antes de elegir un bolígrafo

 

Existen una serie de circunstancias que se deben tener en cuenta antes de elegir un bolígrafo. No es lo mismo utilizarlo para hacer la lista de la compra, que para hacer unas oposiciones o coger apuntes.

 

  • El uso. Como decíamos, dependiendo de las circunstancias en las que necesitemos utilizar el bolígrafo nos irá mejor uno u otro. Si vas a escribir mucho lo mejor es optar por uno que sea ligero, ergonómico y que no tenga una tinta demasiado líquida porque tardará en secarse, nos mancharemos las manos y puede explotar.
  • Peso y tamaño. Se trata de dos cuestiones que pueden inclinar la balanza de la comodidad hacia un lado o hacia otro. Si vas a utilizarlo mucho, y como ya hemos dicho, lo mejor es decantarse por un modelo pequeño, que también pesará menos y facilitará la tarea de la escritura.
  • Recargas. No todos los bolígrafos pueden recargarse, la mayoría son de usar y tirar. Algo a tener en cuenta si queremos conservar un modelo o nos da igual cambiarlo asiduamente. En el caso de utilizarlo frecuentemente se recomienda uno recargable, ya que saldrá mucho más a cuenta.

Controlando lo que comparten tus hijos en RRSS  

,

 

Vivimos en la era de la comunicación. Las denominadas sociedades de la información son una realidad y las generaciones más jóvenes ya son nativos digitales, han crecido con internet al alcance de sus manos y manejan los smartphones y tablets mejor que algunos adultos. Por eso preocupa cada vez más a los padres todo aquello que comparten sus hijos en las redes sociales. Porque el acceso es fácil, no precisa de control y significa abrir una ventana al mundo desde la que ver al completo la vida de un menor. Los adolescentes se comunican mayoritariamente a través de la red, ¿deben los padres controlar sus relaciones virtuales? Intentamos dar respuesta a las preguntas que cada vez más progenitores se plantean.

 

¿Deben los padres ejercer un control de las relaciones virtuales de sus hijos?

 

Una madre observa a través de una pantalla lo que ven los ojos de su hija de 15 años. Todo empezó como una aplicación para evitar volver a perder a su hija en el parque y saber dónde y con quién está en todo momento. Pero lo que empezó como una medida de seguridad, se convierte en un control absoluto y un acceso a la intimidad de su hija. No es real, hablamos de un capítulo de la intrigante y rompedora serie de televisión Black Mirror, pero plantea varios interrogantes sobre los límites del control de los padres en un mundo cada vez más virtual.

 

Los expertos lo tienen claro, debe establecerse una frontera entre lo que es la protección de un menor por parte de sus progenitores y lo que es la intimidad y la libertad individual del adolescente.

 

Prohibir que nuestros hijos tengan perfiles en las redes sociales y compartan información es una batalla perdida, pero eso tampoco significa darles carta blanca para usar las RRSS como mejor les convenga. Existen una serie de disposiciones que deben tenerse en cuenta:

 

  • A partir de los 14 años los menores pueden abrirse su propia cuenta en redes sociales como Facebook o Instagram. Por debajo de esta edad deben contar con el permiso paterno, aunque en teoría muchas aplicaciones no permiten usuarios menores de 12 o 13 años. Aun sí, todos sabemos que es muy fácil falsear un perfil, simplemente incluyendo una edad diferente a la real. Aquí los padres, siempre que el menor tenga menos de 14 años deben decidir si le permiten crear un perfil, en el caso de que así sea es imprescindible que sea privado, para que únicamente tengan acceso a los contenidos aquellas personas que decidamos.
  • Los padres deben tener conocimiento de los perfiles que tengan los hijos en Redes Sociales, el objetivo no es otro que realizar un control en beneficio del menor para evitar que haga un uso inadecuado, como, por ejemplo:
    • Proporcionar datos de manera indiscriminada a terceros.
    • Entablar relaciones con adultos usuarios de internet.
    • Compartir información sensible como fotografías.

 

Todo el control debe ejercerse siempre como medida de protección, lo que no significa invadir completamente su intimidad y las relaciones sociales que entablen con sus iguales (compañeros de clase, de actividades extraescolares, etc).

 

No es fácil establecer esta frontera entre la protección y la invasión de la intimidad, por eso los expertos siempre recomiendan guiarse por el sentido común.

Cómo detectar la dislexia a tiempo  

 

El actual sistema educativo que se basa en la memorización de contenidos y la aprobación de exámenes dificulta en muchos casos la detección de problemáticas asociadas al aprendizaje a las que puede ponérsele remedio fácilmente con un diagnóstico precoz. Suele ser bastante habitual que todo niño o niña que no encaja en el método tradicional de enseñanza se relacione con la hiperactividad o la falta de atención. Lo cierto es que la gran mayoría de las veces existen otros problemas de base como por ejemplo la dislexia. Te contamos cómo detectarla a tiempo.

 

¿Qué es la dislexia?

 

La dislexia se trata de una alteración de la capacidad de leer que provoca la confusión y la alteración en el orden de las letras, sílabas y palabras. Suele asociarse popularmente a problemas de inteligencia, pero este trastorno nada tiene que ver con causas intelectuales, culturales o emocionales. El origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo y es simple y llanamente un trastorno del aprendizaje.

 

La dislexia es el trastorno de aprendizaje más frecuente entre los niños en edad escolar y afecta entre un 5 y un 17% siendo más frecuente entre niños que entre niñas. No debe confundirse con la disgrafía que es otra dificultad en el aprendizaje, pero relacionada exclusivamente con dificultades en el acto de escribir.

 

La detección precoz de la dislexia

 

La dislexia es un trastorno que diagnostican pedagogos, psicólogos o logopedas, puede que incluso neurólogos. En cualquier caso, es muy importante acudir a un buen especialista para que no confunda la problemática del menor con falta de atención o disgrafía.

 

Las mejores fórmulas de detección de la dislexia son la práctica de algunos ejercicios y la detección de algunas características concretas cómo:

 

  • Ejercicios de comprensión lectora.
  • Cuentas matemáticas sencillas (para descartar que presenten dificultades en el orden de los números).
  • La forma de hablar. Si es simple, entrecortada o incompleta y se basa en el uso de frases muy sencillas, la dislexia es un trastorno a valorar.
  • Problemas de concentración que se unen a otras problemáticas como la nula comprensión lectora o la imposibilidad de resolver cuentas.
  • Problemáticas para recordar palabras y datos.
  • También es posible que un niño o niña con dislexia presente problemas físicos como la falta de equilibrio, mala coordinación y mareos frecuentes.

 

Si tu hijo o hija presenta alguna de estas dificultades lo mejor es acudir a un especialista para que le practique la denominada prueba DST-J, un test para detectar la dislexia. ¿Cómo se trata? Es imprescindible el refuerzo escolar con programas de lectura, ejercicios complementarios de memoria y problemas matemáticos

Cómo afrontar la adolescencia de nuestros hijos  

 

Hace demasiado tiempo que tuvimos 15 años y lo más probable es que ya no recordemos cómo éramos nosotros en esa época. La edad de maternidad y paternidad se retrasa cada vez más en las sociedades occidentales y eso conlleva que cuando nuestros hijos llegan a esas edades, nosotros, llevamos más tiempo siendo adultos que siendo niños. No cabe duda de que se trata de una de las etapas más complicadas del ser humano y se complica todavía más si analizamos la sociedad de consumo en la que nos movemos y el acceso fácil y rápido a la información. Esto ha provocado que se adelante su inicio y se retrase su fin. Analizamos de qué manera podemos afrontar los padres la adolescencia de nuestros hijos.

 

¿Qué significa ser adolescente?

 

La adolescencia es una etapa emocional del ser humano, un puente entre la edad infantil y la edad adulta. Son los años en los que las personas acabamos de darle forma a nuestro carácter y nos convertimos en el adulto que seremos en el futuro.

 

Hace algunas décadas la adolescencia coincidía con la pubertad, que es un estado físico por el que pasamos todas personas. El cuerpo del niño se desarrolla a partir del momento en la que el cerebro libera una hormona que inicia estos cambios (el físico deja de ser el de un niño y se asemeja al de un adulto, un ejemplo es el crecimiento de vello púbico).

 

Como decíamos, estos cambios físicos coincidían en el tiempo con los cambios emocionales, pero en la era de la información y más recientemente con el auge de internet y de las redes sociales, los niños acceden a todo tipo de información a edades más tempranas. Esto provoca estímulos externos y hace que crezcan más rápido a nivel emocional, pierden antes su inocencia, aunque también llegan más tarde a la edad adulta, aunque parezca una contrariedad.

 

Ser adolescente es:

 

  • Querer ser más independiente (ya no se depende tanto de los padres).
  • Preocuparse por la opinión que los demás tienen sobre nosotros.
  • Querer encajar y se aceptados por un grupo de iguales con el que sentirse identificado.
  • Buscar también un estilo con el que sentirse identificados: A nivel musical, de forma de vestir, etc.
  • Rechazar las responsabilidades y las imposiciones por parte de los adultos.

 

¿Cómo debemos afrontar la adolescencia de nuestros hijos?

 

  1. Sentar una buena base. Para ello es imprescindible empezar a trabajar con ellos de pequeños, estableciendo límites y enfocando comportamientos. Así luego será más fácil tratar con su “rebeldía” adolescente.
  2. Descargarse de responsabilidad. Igual que los límites debieron establecerse hace tiempo, no debemos fustigarnos porque con la llegada de la adolescencia veamos tambalearse esos pilares. Si la base es buena no van a caerse y es absolutamente normal que nuestros hijos se rebelen y tengan comportamientos contestatarios. Es difícil lidiar con ellos, pero nos demuestra algo bueno: Y es que nuestros hijos se están comportando como la mayoría y no tienen ningún problema emocional.
  3. Comunicación. Es clave y algo que indisolublemente va ligado al primer punto. Se debe trabajar la comunicación y la confianza desde bien pequeños, para que con la llegada de la adolescencia ese aislamiento voluntario no sea tan abismal. Aunque ya no son niños, tampoco son adultos, se debe tener muy claro para ser firmes en los límites establecidos (hora de llegada a casa, obligaciones y deberes a nivel de estudios y de colaboración en casa).
  4. Empatía. Es imprescindible ponernos en su lugar para entender sus reacciones y comportamiento. Decíamos al inicio que la mayoría de las veces no recordamos cómo nos comportábamos cuando teníamos 15 años. Por eso es importante hacer un esfuerzo por recordar para poder entender.
  5. Todo pasa. Como en el resto de aspectos de la vida, algo que ahora puede parecernos grave, al final termina pasando. La vida es avanzar y no podemos detenernos, los baches deben superarse y aunque lo veamos como algo lejano, acabaremos recuperando la buena relación con nuestros hijos.

 

 

 

Aprender a aceptar que otros niños han recibido más regalos estas navidades  

Es probable que más de una vez hayas tenido que escuchar las quejas de alguno de tus hijos porque no ha recibido todos los juguetes que quería o porque sus amiguitos de clase han recibido más regalos estas navidades. Es posible que tu hij@ esté sufriendo lo que se conoce en lenguaje coloquial como “ataque de celos”, pero tranquil@ te damos algunas claves para enfocarlo de la mejor manera posible.

 

Cómo enfrentarse a la envidia infantil

 

Hay que tener claro que la envidia es un sentimiento natural que todos hemos experimentado en alguna ocasión, así que debemos enfocarlo de una manera positiva y lo más constructiva posible. Existen dos tipos de envidia:

 

  • Envidia material. Se desean los objetos de los demás.
  • Envidia social. Se quiere ser permanentemente el mejor y el centro de atención.

 

En el caso de los niños que sienten celos de los que han recibido más regalos de Navidad o de Reyes que ellos tendrían un problema de envidia material, ya que desean los juguetes que han recibido los niños de su entorno, o bien sienten que han recibido menos.

 

Consejos para tratar los celos infantiles en época navideña

 

  • Naturalidad. Debemos hacer ver al niño que a todos nos gusta recibir muchos regalos, pero siempre habrá alguien que reciba más que otro. Tiene que entender que este sentimiento es natural y humano, pero está en nuestras manos hacerle frente alegrándonos por la otra persona, porque al final la envidia no conduce a nada.
  • El número de regalos no es proporcional al cariño. Muchos niños relacionan el hecho de recibir muchos juguetes con el amor que sienten hacia ellos. Y es que Papá Noel o Los reyes Magos no dejan de encarnar el arquetipo de los padres. Por eso, si ven que otros han conseguido más regalitos pueden llegar a pensar que a ellos no se les quiere tanto.
  • Familias numerosas y las que no tanto. Un caso a parte merece el de aquellos “peques” que reciben menos regalos porque su familia es más pequeña o el entorno de amigos de sus padres es más reducido. Es muy importante hacerles entender que los niños con familias más numerosas van a recibir más juguetes por pura estadística, Papá Noel y Los Reyes Magos pasarán por más casas. Lo que nunca debes hacer es intentar compensarlo con la compra triple de regalos y haciéndole creer que les han dejado tantos regalos en una sola casa. Podrían incluso pensar que a ellos los Reyes Magos los quieren más que al resto.
  • El valor de los regalos. También es muy importante que los niñ@s comprendan que a pesar de que su amiguito del cole haya recibido en Reyes 5 regalos diferentes, quizá el valor monetario es el mismo que el del único obsequio que ha recibido él o ella. Por eso, las cifras no siempre muestran la realidad.
  • Restarle importancia a lo material. En cualquier caso, los niños deben comprender que hacer regalos es una tradición que busca arañar sonrisas y hacer felices a los demás. Pero no debe ser nunca lo más importante. Hazle ver que hay otros niños en situaciones delicadas y lugares a los que no llegan los Reyes Magos, ya no solo para dejar regalos, si no para tener que comer o un techo bajo el que dormir. Hazle ver lo afortunado que es, aunque tenga menos juguetes que los demás, porque debe agradecer que él por lo menos los tiene y los puede disfrutar.

Cómo afrontar las preguntas de los niños sobre la existencia de los Reyes Magos  

Se trata de uno de los momentos más temidos por todos los padres, el día en el que tu hij@ empieza a sospechar sobre la existencia de seres mágicos como los Reyes Magos, Papá Noel o el ratoncito Pérez. ¿Qué hacer?, ¿Cómo actuar?, ¿debemos perpetuar su fantasía con mentiras? ¿Se lo debemos contar? Sin duda, es una cuestión no exenta de polémica y los propios psicólogos discrepan sobre el tema en cuestión. Te damos algunos consejos para que puedas tomar la decisión más adecuada según tus circunstancias.

 

¿Una mentira piadosa?

 

Cada vez son más los expertos que recomiendan no perpetuar esta tradición, que dependiendo del país en el que se celebre se enfoca en el reparto de regalos para los más pequeños que realizan seres mágicos, ya sean reyes venidos de oriente en camello, troncos de árbol o señores vestidos de rojo que llegan del Polo Norte. De todas maneras, es casi imposible que los “peques” vivan ajenos al impacto exterior: publicidad, comercios, vecinos, familia…

 

Sobre esta cuestión existen diferentes corrientes psicológicas que han analizado el asunto.

 

  • Los que piensan que se rompe el vínculo de confianza entre adultos y niños, ya que se trata de una mentira y esto puede afectar a las relaciones sociales.
  • Los que opinan que se ayuda a desarrollar mentes críticas y creativas, con capacidad para el análisis y descubrir la diferencia entre realidad y fantasía.
  • También los hay que, desde una perspectiva más psicoanalítica, consideran que los personajes mágicos son arquetipos que hacen referencia a la figura de los padres y ven esta tradición como algo simbólico que ayuda a integrar valores humanos.

 

Cuando empiezan a sospechar ¿qué debemos hacer?

 

“¿Cómo les da tiempo a repartir en una sola noche regalos para niños de todo el mundo?”. “Mamá, Baltasar parece que vaya pintado”. “Papá, los Reyes Magos de la tele están vestidos de forma diferente a los que hemos visto en la cabalgata”. “¿Cómo tienen tiempo de llegar a todas las cabalgatas?”. Son alguna de las preguntas que se hacen muchos peques cuando llegan a una edad que suele rondar los 6 años, antes no son conscientes de lo abstracto. En el momento en el que empiezan a cuestionarse el mundo, aparecen estas dudas. ¿Qué hacer?

 

  • Cuando aparecen esas dudas no podemos mentirles, esto podría provocar consecuencias negativas en el momento en el que descubrieran la verdad. Se sentirían, ya no solo engañados, si no también decepcionados.
  • Debemos intentar que esto no coincida en plena época navideña, podría resultar una decepción mayúscula y crear resentimiento en los más pequeños.
  • Debes explicarles la diferencia entre mentir y guardar un secreto. Haciendo este símil comprenderán que la compra de los regalos por parte de la familia es como cuando se guarda en secreto el regalo de cumpleaños.
  • Explícales que los Reyes o Papá Noel escenifican la ilusión que todos, tanto niños como mayores, sentimos por recibir regalos, unos presentes que representan el cariño que tenemos hacia las personas que nos rodean.
  • Una figura mágica que hace regalos nos ayuda a sentirnos ilusionados y a esperar con ansias ese día.
  • Hazle entender que preparar los regalos para los demás también nos provoca ilusión y nervios, y, en definitiva, todo eso es mágico.

 

¿Qué es el scrapbooking?  

,

En la última década se ha disparado el fenómeno Do It Yourself, también conocido por sus siglas DIY. Su traducción viene a decir algo así como “hazlo tú mismo”, una moda que se ha trasladado a varios sectores: la repostería, la moda, el diseño… Y las manualidades. Porque el scrapbooking es eso, un tipo de handmade. Te damos todos los detalles sobre esta práctica que surgió en Estados Unidos.

 

Todos los detalles sobre el scrapbooking

 

Su traducción literal del inglés se corresponde con “libro de recortes” y consiste en eso, utilizar recortes de ilustraciones, fotografías, mapas y dibujos, entre otros, para engancharlos en libretas, cuadernos, álbumes o libros de forma creativa. Cuando surgió esta técnica el objetivo era decorar los álbumes de fotos, ahora la intención del scrap puede ser de varios tipos:

 

  • Crear un álbum de viaje.
  • Crear un álbum de recuerdos.
  • Crear un diario creativo.
  • Crear un libro de recuerdos.

 

Y aunque originalmente el scrapbooking se refiere a la decoración con recortes de cualquier tipo de libro, en los últimos años también se ha trasladado a otros objetos como la creación de tarjetas de felicitación, marcapáginas, sobres, adornos o LO (Lay Out), que son láminas de scrap en las que se hace alguna composición con diferentes técnicas para luego enmarcarla o incluirla en un álbum.

 

Los materiales que se utilizan en el scrapbooking

 

Podría parecer que el scrap, al tratarse de una manualidad, puede servirse de materiales reciclados, de cosas que se acumulan en casa como botones, telas o cintas. Algo que también es cierto, aunque el grueso del material que se necesita debe comprarse y es algo más caro.

 

  • Hojas de scrap (las hay de diferentes diseños, colores y estilos. Los que más triunfan son el vintage y el shabby chic).
  • Cartulinas.
  • Sellos.
  • Washi tape (una especie de celofan de colores y diferentes diseños).

 

Las técnicas utilizadas en el scrapbooking son:

 

  • Corta y pega.
  • Troquelado.
  • Estampación.
  • Y caligrafía entre otros.

¿Y para qué sirve el scrapbooking? Es una forma de ocio, un hobby muy entretenido con el que, además, consigues conservar tus álbumes de fotos de manera creativa.