Compartir fotos de tus hijos en RRSS: ¿Una buena idea?

Sharenting

 

Compartir fotos de menores en RRSS se ha convertido en una práctica habitual, tanto, que este fenómeno ya tiene nombre: Sharenting. En la última década las formas de vida y de comportamiento de la sociedad han cambiado, en gran parte por el uso de los smartphones que se han convertido casi, casi en una extensión de nuestros cuerpos. Siempre nos acompañan y nos gusta compartir nuestros momentos de felicidad con los “amigos virtuales”. Por eso, colgar fotos de nuestros hijos se ha normalizado, ¿pero sabemos siempre quién hay detrás de la pantalla?

 

¿Qué es el sharenting?

 

Se trata de un anglicismo que define este nuevo fenómeno: el de los padres que comparten imágenes de sus hijos en Redes Sociales. Un término que está formado por la combinación de dos palabras:

 

  • Share: que en inglés significa compartir.
  • Parenting: que se atribuye a la acción de criar.

 

Un vocablo con unas connotaciones negativas, ya que se utiliza, sobre todo, para referirse a aquellos progenitores que practican una sobreexposición de sus hijos en la red y no únicamente al hecho de compartir esporádicamente alguna imagen.

 

El “peligro” de compartir fotos de tus hijos en RRSS

 

Fotos, vídeos, anécdotas… Hace tiempo que todos hemos expuesto a la luz parte de nuestra intimidad, creemos que es inofensivo, pero, aunque mantengas un modo privado en tus perfiles sociales, esa fotografía que has subido puede ser utilizada por cualquiera de tus contactos. Esto es muy peligroso en el caso de los menores, por eso desde la Asociación de Internautas han publicado unos consejos para guiar a los padres a tratar la información y las imágenes que publican de sus hijos. Algunos de los puntos más importantes son:

 

  • Evitar los desnudos. Puede parecerte que una imagen de tu hij@ chapoteando desnudo o con poca ropa en una bañera o una piscina es de lo más tierna, pero puede ser empleada por un tercero en redes de intercambio de pornografía infantil.
  • No a las etiquetas o hashtags de sus nombres. Si se aplican este tipo de etiquetas a las publicaciones asociadas a tus hij@s corres el riesgo de que los buscadores de internet las indexen y que cualquiera asocie el rostro de los peques con su identidad real sin saber sus verdaderas intenciones.
  • No publicar detalles de su vida privada. Horarios escolares, uniforme del colegio, lugares de las actividades extraescolares… Se trata de información innecesaria y que puede facilitar el acceso a los pequeños de desconocidos.

 

En Francia subir fotografías íntimas de los hijos sin su permiso ya está penado con multas de hasta 45.000 euros y un año de cárcel. Los expertos señalan que ser padre no significa tener el poder absoluto sobre la intimidad y la imagen de sus hij@s, ya que éstos pueden no querer ver sus vidas reflejadas en internet o que otras personas puedan verlo en un futuro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *