Cómo detectar y tratar las dificultades de la lectoescritura

,
lectoescritura

Las personas estamos dotadas con la capacidad de aprender a leer y escribir. La lectoescritura abre las puertas a las personas a múltiples conocimientos. Sin embargo, no son habilidades innatas y, muchas veces, tenemos dificultades para adquirir estos conocimientos. Aquí entra en juego el papel de educadores y familias, que detectan estas dificultades y ofrecen una atención adecuada.

Cómo es el aprendizaje de la lectoescritura

La lectoescritura constituye un proceso complejo porque requiere conocimientos y habilidades. El desarrollo de la lectoescritura se realiza a partir de los siguientes puntos:

Fases que se suceden en el desarrollo de la lectoescritura

En la primera fase se desarrolla el conocimiento de las letras, sonidos, su simbología y todas las asociaciones y relaciones entre ellas. Constituye un aprendizaje complejo porque requiere de un dominio de los símbolos y de la fonología, es decir, el sonido.

Una vez adquirido este conocimiento, es momento de empezar a leer y escribir. Se desarrolla la capacidad de transmitir y de comprender información y, sobre todo, de comunicarnos mediante la lectoescritura. Consiste en descifrar el mensaje que hay detrás del texto leído y, a su vez, de transmitir mensajes a través de la escritura.

Procesos que intervienen en su desarrollo

El desarrollo de la lectoescritura es complejo. En todo su aprendizaje se suceden diferentes procesos:

  • Perceptivos. Aquellos procesos para captar las letras o los sonidos, ya sea la percepción visual del lenguaje escrito o la percepción auditiva del lenguaje oral.
  • Léxicos. Procesos que se ponen en marcha para identificar las letras.
  • Sintácticos. Nos permiten reconocer las relaciones entre las palabras o establecerlas.
  • Semánticos. Procesos mentales que realizamos para dar un significado a cada palabra.
  • Ortográficos. Encargados de escribir de manera adecuada.
  • Memoria operativa. Se activa cuando realizamos una actividad concreta y nos permite no perder el hilo de lo que estamos haciendo.

Cuáles son las dificultades de lectoescritura más comunes

Adquirir y dominar la lectoescritura supone un duro reto para los más pequeños. Conlleva esfuerzo y dificultades. Por ese motivo, es importante conocer y tratar las dificultades porque pueden interferir en el aprendizaje. Las más comunes son:

Dificultades habituales que retrasan el desarrollo

  1. Retraso lector. Es una dificultad que remite por sí sola con estimulación y práctica.
  2. Alteraciones del ritmo en la lectura en voz alta. Consiste en leer sin el tono adecuado. Es muy común en los pequeños que están aprendiendo a leer, y suele desaparecer con el tiempo.

Otras dificultades de tipo neurobiológico

  1. Dislexia. Trastorno para aprender a leer a través de los medios convencionales de instrucción.
  2. Disortografía. Grupo de errores de escritura que afectan a la palabra en sí, a su ortografía, pero no a su trazado.
  3. Disgrafía. Afecta a la escritura en lo que se refiere a su trazado, a la grafía.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *