Empezar el curso con buen pie: Métodos para avanzarte

,
Inicio curso con buen pie

Seguro que más de una vez has oído aquello de que “lo que mal empieza, mal acaba”. El refranero popular acostumbra a ser certero y es por ello por lo que creemos muy importante tener una serie de herramientas y consejos que nos ayuden a empezar el curso con buen pie. Hacerlo mal podría pasarnos factura bastante tiempo.

A continuación, damos una serie de “tips” para que el inicio de curso sea más llevadero para todos.

Consejos para empezar el curso con buen pie

Hazte con un buen sitio

El sitio en el que nos sentamos va a determinar mucho algunos factores esenciales para el aprendizaje en el aula. Es verdad que existen algunos estigmas respecto a donde nos sentamos. Se acostumbra a considerar que los de la última fila son os “malos” y los de las primeras, los “empollones”. Estas consideraciones no son en balde ya que las personas que están en primera fila pueden prestar mayor atención y obtener mejor rendimiento.

Pero en este punto también es importante, además de la ubicación, tener en cuenta de quién nos rodeamos. Tener un entorno propicio es básico tanto para la atención como para los trabajos grupales que pueden surgir.

Presta especial atención los primeros días

Es normal que los primeros días estemos algo más despistados y nos cueste más entender las cosas. Ante esta situación es muy importante preguntar y, en caso de que sea necesario, hablar con el profesor y pedir material complementario que nos permita seguir la clase sin perdernos.

Constancia

Los primeros días acostumbramos a tener la agenda muy vacía. Pero debemos tener en cuenta que muy pronto se va a llenar y tenemos que estar alerta para mantenernos al día y que no nos pille el toro. Si vas haciendo las tareas al día evitarás el efecto bola de nieve.

Actitud positiva

Como en todo en la vida, la actitud es esencial para iniciar el curso con buen pie. Una buena actitud es, en la línea que apuntábamos en uno de los puntos anteriores, sentarse cerca del profesor para poder sacar el máximo provecho de las clases. Y, inevitablemente, tener una actitud abierta hacia los conocimientos que se nos quieren transmitir.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *