¿Qué es la disortografía?

disortografía

Es común encontrar en las aulas de nuestras escuelas niños y niñas que tienen dificultades con la ortografía. Sobre todo en la transcripción de los fonemas, es decir, en los sonidos de las letras que utilizamos para hablar. Este trastorno frecuente en el lenguaje escrito es la disortografía y viene asociado a muchos otros trastornos del aprendizaje como la dislexia o la dislalia.

Qué es la disortografía

La disortografía es el conjunto de errores sistemáticos y reiterados en la escritura y ortografía. Esto puede llevar a una escritura ininteligible, pero no afecta ni a la lectura ni a la comprensión lectora. En sí misma, la disortografía afecta al contenido y a la composición de las palabras escritas. A los niños les resulta difícil asociar la escritura con las normas ortográficas, por eso tienen problemas para reconocer, comprender y reproducir los símbolos escritos.

Posibles causas de la disortografía

Las principales causas reconocidas de esta disfunción en la escritura son:

  • Capacidad intelectual
  • Inmadurez
  • Problemas perceptivos de visión y audición
  • De lenguaje como la mala pronunciación y dislalias
  • Pedagógicas porque los métodos pueden ser inadecuados para el aprendizaje de la lectoescritura y ortografía
  • Psicológica

Alteraciones ortográficas producidas por la disortografía

Dentro de este trastorno en el lenguaje escrito podemos observar algunas de las dificultades o alteraciones siguientes:

Referente a la ortografía natural encontramos las siguientes discriminaciones:

  • Auditiva: ñ/ll, c/t, entre otros
  • Visual: p/q, b/d, m/n, a/o
  • Temporal: invertir el orden de las palabras como sopa/paso, puede/debe, etc.
  • En la ordenación de los elementos: se puede producir la unión/separación de las palabras y/o fragmentación como, por ejemplo, mesiento en ferma, misamigos setan aki, etc.

En cuanto a la ortografía reglada podemos encontrar el uso indistinto entre:

  • b/v
  • g/j
  • Con h/sin h
  • Uso de los acentos
  • Sufijos verbales
  • Uso de los signos de puntuación

A partir de los 8 años los niños suelen tener un buen conocimiento del lenguaje escrito, así como de los procesos básicos de la ortografía. Cabe destacar que, durante este proceso de aprendizaje, pueden aparecer disortografías y dislalias. Estos errores se pueden corregir con facilidad aplicando un refuerzo adecuado.

Diagnóstico y tratamiento

Existen una serie de test muy específicos para el diagnóstico de la disortografía. También ayudan a detectar su causa. Esta disfunción del lenguaje escrito puede ser un síntoma de otro tipo de trastorno como el de lateralidad. También los factores emocionales pueden ser causa de este trastorno. En todos los casos, es un problema que tiene solución. Solamente se requiere un diagnostico exacto para poder evitar el fracaso escolar y las repercusiones psicológicas que pueden derivarse.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *