¿Qué quiere saber de mí una empresa cuando me hace un estudio grafológico?

Grafología

Un gran número de empresas apuestan en la actualidad por la grafología en sus procesos de selección. Cada vez son más los departamentos de Recursos Humanos que utilizan las pruebas grafológicas como un elemento más a tener en cuenta a la hora de contratar a un nuevo empleado. Pero, ¿sirve la grafología?, ¿por qué la utilizan? ¿qué quieren saber de mi? Te lo contamos todo sobre este fenómeno.

 

¿Qué es la grafología?

 

Se trata de una pseudociencia que analiza los rasgos de comportamiento y la personalidad a través de la escritura. Y, de hecho, existe una gran polémica en cuanto a su efectividad. Tiene tantos detractores como seguidores, pero lo cierto es que a nivel científico no existen estudios fehacientes que demuestren su utilidad. Es famoso el vídeo que circula por internet de James Randi, ilustrador y escritor canadiense que persigue las pseudociencias, en el que desmonta la grafología.

 

En cualquier caso, cada vez más empresas están utilizando este método en España, algo que ya era muy recurrente en otros países como Francia. Allí nació este método como forma de selección y el 52% de las empresas y el 85% de las consultoras, lo utilizan.

 

La palabra grafología proviene de la unión de los vocablos griegos Graphos (escritura) y Logos (tratado). En principio este estudio determina nuestro comportamiento basándose en nuestra forma de escribir. Se tiene en cuenta:

 

 

Habitualmente se realiza el análisis en cartas manuscritas e improvisadas, nunca sobre textos copiados o dictados. El escrito debe estar plasmado en un folio en blanco, incluir la firma del autor y el tema del texto es irrelevante.

 

La grafología en los procesos de selección

 

La grafología en Recursos Humanos funciona en base a los puestos a cubrir. Es decir, los comerciales deben tener unos rasgos determinados en su escritura, lo mismo con los administrativos, los ejecutivos o los recepcionistas. Existen fichas para cada perfil profesional con las características que debe tener la letra.

 

Las empresas se fijan en la situación del texto, de la firma, los márgenes, la separación entre las letras, el tamaño, la forma, velocidad y presión del trazo, etc. Por ejemplo, la velocidad demuestra el ritmo vital de la persona y la presión se corresponde con el grado de energía que tiene un individuo. Aquellos que inclinan el trazo hacia la derecha buscan aceptación en su ambiente laboral, los que lo hacen hacia la izquierda prefieren que se acerquen los demás y aquellos que tienen un trazo recto, cambian de opinión constantemente.

 

Se trata de directrices que tienen los grafólogos y que las empresas utilizan para descubrir las capacidades del candidato y saber, antes de contratar a una persona, si funcionará en ese puesto de trabajo.

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *