Relación entre la dislexia y fracaso escolar

fracaso escolar

La incidencia de la dislexia en el aprendizaje en edades escolares es un factor clave en el alto número de fracaso escolar. Cerca del 10% de la población escolar padece de este problema, lo que supone un porcentaje elevado en el global de la población. Todo lo que altere el ritmo natural en el proceso de aprendizaje, debe ser observado. Y, en caso de ser necesario, se han de proporcionar ayudas para conseguir éxito en el proceso de madurez de los pequeños.

La dislexia conduce al fracaso escolar

Cuando existe un trastorno en el aprendizaje observamos que hay una alteración significativa en las áreas de lectura, cálculo o expresión escrita.

La dislexia es un trastorno en el aprendizaje de la lectura de carácter persistente y específico, que tiene un origen neurobiológico y otros factores genéticos heredados. Pero no solo la lectura nos desvela que algo va mal. La escritura, la ortografía y la expresión también son factores que nos pueden dar señales de que algo no evoluciona correctamente.

Además, no hay dos personas con dislexia idénticas. Cada persona es un mundo diferente. Crece y se desarrolla a su ritmo, es personal y único. Lo mismo que las circunstancias sociales y afectivas en las que cada uno crece.

Recomendaciones para detectar el fracaso escolar

El sistema educativo actual tiene técnicas especiales para detectar el fracaso escolar y propiciar la precisión y comprensión del código escrito en edades escolares:

  1. Descartar problemas de tipo visual y auditivo, como otorrino, oftalmólogo y optometría. También descartar los de tipo deficiencia intelectual, aprendizajes previos inadecuados, etc. cuando aparece la duda de una posible dislexia.
  2. Sobre todo en el segundo ciclo de Educación Infantil, padres y profesores deben estar atentos a la evolución de los niños y niñas. Nunca se debe forzar a la lectura o a la escritura si no se observa un desarrollo maduro del niño. Por este motivo, hay que estar atento a la psicomotricidad gruesa y fina, el ritmo, la coordinación motora con su cuerpo, entre otros. Gracias al control de estas aptitudes, se podrá tener éxito en los aprendizajes instrumentales: lectura mecánica y comprensiva, escritura con corrección ortográfica y expresiva, cálculo, razonamiento lógico, resolución de problemas, etc.

Cuándo detectar las dificultades y evitar el fracaso escolar

La detección de cualquier tipo de trastorno del lenguaje debe hacerse cuanto antes. Primordial hacer una adecuada evaluación, un diagnóstico y elaborar un plan efectivo de ayuda y recuperación. Generalmente, tres aptitudes definen la pérdida de atención de los niños en edades escolares: el sobreesfuerzo que tienen que realizar los más pequeños para compensar el retraso en el aprendizaje, el cansancio y la fatiga.

Si se detectan y corrigen estas aptitudes en la Educación Infantil, seguramente el desarrollo en los ciclos siguientes, Educación Primaria y Secundaria, será satisfactorio. Los niños no se sentirán inferiores a los compañeros, ni se dañará su autoestima. El correcto desarrollo del aprendizaje de la lectoescritura permite que no se caiga en el fracaso escolar.

2 comentarios
  1. Victoria
    Victoria Dice:

    Lo más triste es que una madre se da cuenta y los profesores pasan de ti y te dicen que tu hijo es vago despistado. Hoy en día muchos profesores no son vacacionales,

    Responder
  2. Esmeralda
    Esmeralda Dice:

    Más que triste es desesperante porque en el caso de mi hijo ya no sé cómo explicarselo a los profesores y tampoco a que puertas llamar.
    Esto no ha avanzado nada, el simple hecho de que en pleno siglo XXI se lo diagnostiquen es misión imposible.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *