Entradas

Roller o bolígrafo: ¿Tú de qué eres?

 

El uso del bolígrafo está tan popularizado que es imposible imaginarnos un mundo sin este pequeño artilugio que nos facilita la vida en todos los aspectos. Pero te sorprenderá saber que el denominado “boli” no tiene ni un siglo de vida. Lo inventó Ladislao Biró en los años 30 del siglo XX y ya te lo explicamos en este artículo. Tras casi 100 años de vida han surgido miles de modelos y técnicas que han permitido mejorar su uso, ¿sabías que no todos los bolígrafos son iguales en cuanto a funcionamiento?

 

Los bolígrafos más utilizados: ¿Tú de cuál eres?

 

En este artículo ya te explicamos las características de todos los tipos de bolígrafos que existen en el mercado y cómo se adaptan según tu tipo de escritura. Pero ¿tú de cual eres? Muchas veces hacemos caso omiso a la comodidad o la función que tendrá el bolígrafo que utilizaremos en concreto y nos basamos en otros criterios muchas veces sin fundamentar: Porque nos gusta un modelo en concreto y ya.

 

De todas maneras, la mayoría de la población se suele decantar por dos tipos de modelos de bolígrafos en concreto:

 

  • Rollers: Aseguran una buena calidad en la escritura ya que permite adaptar una caligrafía parecida a la estar utilizando una pluma, Tienen una bola rodante que no se en gancha en el papel y es mucho más fácil de utilizar que una estilográfica. Dentro del universo roller existen 2 variantes:
    • De tinta líquida. Para los que ejercen mucha presión sobre el papel o para calcar documentos.
    • De tinta gel. Incluye, sobre todo, bolígrafos con colores metalizados y brillantes.
  • Bolígrafo de tinta de aceite: Son los más populares y los más económicos también, Duran mucho más que un roller y aportan mucha facilidad a la hora de escribir. Otro aspecto positivo es que no manchan ni emborronan el papel porque su secado es muy rápido y eficaz.

 

Y tú, ¿qué tipo de bolígrafo utilizas para escribir? Roller, de tinta de aceite, las estilográficas…

Dejar de escribir a mano es un gran error

,

En cada nueva generación de niños y niñas, las tecnologías se implantan a una menor edad. En la actualidad, muchas escuelas dan prioridad a la incorporación de las nuevas tecnologías: eBooks que destierran a los libros, tabletas que hacen olvidarse de los cuadernos, etc. Pero, ¿llegará algún día que el ordenador sustituya el lápiz y los cuadernos por completo? ¿Qué pasará entonces? A continuación, queremos explicar cuáles pueden ser las consecuencias de este gran error sobre el aprendizaje de los más pequeños.

Por que es un gran error no enseñar a los niños a escribir a mano

La lectura y la escritura aportan un sinfín de beneficios a los niños. No es lo mismo escribir a mano que teclear las teclas del ordenador. Si llegara este momento, los niños se estarían perdiendo un montón de beneficios para su aprendizaje. De hecho, el cerebro está más activo cuando se escribe a mano que al teclear en el ordenador. Dejar de escribir a mano es un gran error porque afecta al desarrollo del…

Cerebro

El desarrollo del cerebro de un niño se fundamenta en la forma en la que aprende a escribir. No se parece en nada escribir palabras tecleando en un ordenado que escribiendo las letras a mano con un tipo de caligrafía. Además, este proceso incluye el desarrollo de la parte artística de la persona.

Motricidad fina

La escritura es esencial en el desarrollo de la motricidad fina de los niños. Si no aprendiéramos a escribir a mano, los dedos perderían su utilidad y su agilidad. Tendríamos unas manos torpes.

Habla, memoria y orientación espacial

La caligrafía permite desarrollar los lóbulos frontales del cerebro. Es un área de la corteza frontal del cerebro relacionada directamente con la memoria, el habla, el razonamiento y la resolución de problemas. Al igual que los lóbulos frontales también se activan los lóbulos parietales del cerebro. Éstos están directamente relacionados con el tacto y la orientación espacial.

Comprensión lectora

El hecho de escribir a mano implica esfuerzo y compresión de lo que se esta escribiendo. Cuando escribimos con papel y lápiz, activamos los lóbulos temporales. Son los encargados de relacionar el contenido recibido a corto plazo y relacionarlo con las conclusiones a largo plazo. Además, nos ayuda a reconocer con mayor facilidad las palabras, las formas y los colores.

La caligrafía se personaliza y la ortografía se aprende

Cumplidos los 8 años, la escritura a mano empieza a adoptar su propia personalidad, ya que forma parte de la identidad del niño. Al mismo tiempo, el hecho de escribir nos capacita a ir aprendiendo las normas ortográficas de la escritura e ir implementándolas.

Las ideas fluyen con mucha más facilidad

Cuando escribimos a mano, dejamos tiempo suficiente para que el cerebro se exprese. Con el teclado no dejamos tiempo para recapacitar porque escribimos a una velocidad mayor.

¿Qué es la disortografía?

Es común encontrar en las aulas de nuestras escuelas niños y niñas que tienen dificultades con la ortografía. Sobre todo en la transcripción de los fonemas, es decir, en los sonidos de las letras que utilizamos para hablar. Este trastorno frecuente en el lenguaje escrito es la disortografía y viene asociado a muchos otros trastornos del aprendizaje como la dislexia o la dislalia.

Qué es la disortografía

La disortografía es el conjunto de errores sistemáticos y reiterados en la escritura y ortografía. Esto puede llevar a una escritura ininteligible, pero no afecta ni a la lectura ni a la comprensión lectora. En sí misma, la disortografía afecta al contenido y a la composición de las palabras escritas. A los niños les resulta difícil asociar la escritura con las normas ortográficas, por eso tienen problemas para reconocer, comprender y reproducir los símbolos escritos.

Posibles causas de la disortografía

Las principales causas reconocidas de esta disfunción en la escritura son:

  • Capacidad intelectual
  • Inmadurez
  • Problemas perceptivos de visión y audición
  • De lenguaje como la mala pronunciación y dislalias
  • Pedagógicas porque los métodos pueden ser inadecuados para el aprendizaje de la lectoescritura y ortografía
  • Psicológica

Alteraciones ortográficas producidas por la disortografía

Dentro de este trastorno en el lenguaje escrito podemos observar algunas de las dificultades o alteraciones siguientes:

Referente a la ortografía natural encontramos las siguientes discriminaciones:

  • Auditiva: ñ/ll, c/t, entre otros
  • Visual: p/q, b/d, m/n, a/o
  • Temporal: invertir el orden de las palabras como sopa/paso, puede/debe, etc.
  • En la ordenación de los elementos: se puede producir la unión/separación de las palabras y/o fragmentación como, por ejemplo, mesiento en ferma, misamigos setan aki, etc.

En cuanto a la ortografía reglada podemos encontrar el uso indistinto entre:

  • b/v
  • g/j
  • Con h/sin h
  • Uso de los acentos
  • Sufijos verbales
  • Uso de los signos de puntuación

A partir de los 8 años los niños suelen tener un buen conocimiento del lenguaje escrito, así como de los procesos básicos de la ortografía. Cabe destacar que, durante este proceso de aprendizaje, pueden aparecer disortografías y dislalias. Estos errores se pueden corregir con facilidad aplicando un refuerzo adecuado.

Diagnóstico y tratamiento

Existen una serie de test muy específicos para el diagnóstico de la disortografía. También ayudan a detectar su causa. Esta disfunción del lenguaje escrito puede ser un síntoma de otro tipo de trastorno como el de lateralidad. También los factores emocionales pueden ser causa de este trastorno. En todos los casos, es un problema que tiene solución. Solamente se requiere un diagnostico exacto para poder evitar el fracaso escolar y las repercusiones psicológicas que pueden derivarse.

La importancia de la caligrafía para los niños

Inmersos en el actual presente tecnológico, el teclado se ha convertido en el reemplazo del lápiz y el papel. Sin embargo, el tiempo invertido en el aprendizaje de la escritura a mano durante los primeros años, tiene valor de futuro. Saber escribir bien ayudará en el desarrollo académico de los más pequeños. A continuación, explicamos la importancia de la caligrafía en edades tempranas. No sólo sirve para aprender a escribir, sino que también es una herramienta para el desarrollo motriz del pequeño.

Proceso circular: de la mano a la mente

La importancia de la caligrafía es incuestionable. Es un complemento imprescindible en la integración de procesos y sistemas para el aprendizaje: el procesamiento del habla y lenguaje, sistema auditivo, sistema de motricidad fina y percepción visual. El hecho de escribir a mano ayuda en el reconocimiento visual y aprendizaje de las letras. Los niños que practican la escritura a mano muestran mayor actividad cerebral que los que utilizan teclado. La experiencia de escribir manualmente permite que los niños reconozcan las propiedades de las letras, lo cual contribuye en el desarrollo de una buena comprensión lectora.

La importancia de la caligrafía. Desarrollo de la motricidad fina

En edades entre los 4 o 5 años, cuando comienzan a demostrar interés en la escritura, es importante que los educadores centren esfuerzos en estos dos aspectos:

1. Cómo agarrar el lápiz correctamente

Si en vez de sujetar el lápiz con los dedos pulgar, índice y corazón, empuñan el lápiz, es síntoma que deben realizar rutinas diarias para el desarrollo de la motricidad fina. Los adultos solo pensamos en que nuestros niños escriban dentro de las líneas que son guías en el aprendizaje de la escritura. Sin embargo, cada etapa de desarrollo tiene su proceso además de las habilidades personales de cada niño. Este mismo problema puede suceder con los niños que aún no conocen cuál es su mano dominante. Nunca se debe forzar el uso de una u otra mano, ya que esto dificultará su aprendizaje y le provocará una experiencia negativa.

2. Cómo se forman las letras

Este concepto se refiere al lugar donde se inician los trazos de los números o de las letras. También se refiere al número de trazos requeridos para escribirlos. El proceso de escritura sigue, generalmente, una misma dirección: de arriba hacia abajo. Además, deben escribirse con la menor cantidad de trazos. El aprendizaje de la caligrafía en estas edades tempranas puede ayudar a que en el futuro no aparezcan problemas. Por ejemplo, el tiempo de entrega de actividades o evaluaciones escritas. Con el tiempo, puede causar desmotivación o desinterés hacia la escritura y el aprendizaje.

La motivación es clave para su desarrollo

Muchas veces el aprendizaje conlleva a la frustración. Se pueden negar a hacer las actividades o a demostrar menos esfuerzo, sobre todo si se ven obligados a hacerlo. Para el desarrollo de una buena escritura es imprescindible, como comentábamos anteriormente, tener un buen agarre del lápiz y manejo de la velocidad de trazo. Por lo tanto, se recomienda en los primeros pasos de la enseñanza de la escritura tener paciencia. Además, es importante celebrar sus logros y sus progresos.

Consejos para iniciar a los niños en la escritura

La escritura es un proceso que se inicia desde edades muy tempranas. Concretamente esta etapa comienza en la edad preescolar. El vocabulario se amplía considerablemente y comienzan a entender que los símbolos tienen un significado completo. Pero introducir a los niños en esta nueva aventura es todo un reto. Por eso, para iniciar a los niños en la escritura, hay que asegurarse que tenga el deseo y la motivación suficiente de aprender. Además, sin las habilidades motrices desarrollas es muy difícil que aprenda la escritura.

Cómo iniciar a los niños en la escritura en casa

A continuación, os dejamos con unos consejos muy útiles para que el aprendizaje de vuestros hijos también pueda desarrollarse en al ámbito del hogar. Coge nota de cómo iniciar a los niños en la escritura desde casa:

1. Propiciar un espacio agradable

Un espacio cómodo, bien iluminado y libre de distracciones dentro de la casa, propicia a que el niño se sienta relajado y con ganas de aprender. Coloca en este espacio cuadernos, hojas, lápices y marcadores. El niño se sentirá interesado en investigar e, incluso, lo motivará a practicar la escritura.

2. Enseñar al niño cómo coger el lápiz

Coger el lápiz correctamente puede resultar difícil para un niño que no está acostumbrado. Se recomienda utilizar lápices triangulares, ya que son más ergonómicos que los redondos. Otra posibilidad es utilizar lápices usados hasta la mitad para obligar al niño a cogerlo más cerca de la punta. Si todavía les resulta difícil, nada mejor que guiarlos con nuestras propias manos mientras aprenden a controlar la forma en que se desplaza el lápiz. Lo más sencillo es comenzar por trazos básicos como circulares, horizontales, verticales y cruzados. Una vez notemos que el niño ya tiene confianza en si mismo, ya podrá practicar de manera independiente.

3. Comenzar practicando con su nombre

El inicio de la escritura tiene que ser algo excitante, relevante y divertido para un niño. La mejor manera es escribiendo su nombre. Si te colocas al lado suyo y le enseñas cómo escribir su nombre o el de su mascota, le abrirás la curiosidad por intentar copiar esos símbolos. Lo importante es utilizar sus intereses para mantenerlo siempre motivado.

4. Realizar actividades divertidas

No solo hay que centrarse en el lápiz y el papel para practicar la escritura de los más pequeños de la casa. Existen infinidad de actividades de aprendizaje de la escritura. Puedes construir letras con plastilina o pintarlas con acuarelas. Estas actividades diferenciadas del lápiz y el papel, les permitirá aprender de una manera más divertida.

5. Animarle y agradecerle en todo momento su esfuerzo

Siendo positivos siempre se consiguen grandes cosas. Y no es menos en los niños. Por eso, se recomienda celebrar todos los logros de tu hijo, por pequeños que sean. No esperes una escritura perfecta desde el primer momento. Con paciencia y corrección positiva permitirás que vuestros niños avancen cada día más en el dominio de la escritura.

¿Qué revela tu escritura de ti?

,

La grafología es la ciencia que estudia la letra de una persona. A partir de lo que una persona escribe, se pueden reconocer ciertos rasgos de personalidad. Algunas personas incluso creen que el estudio de la letra puede ofrecer una visión del estado de salud de una persona. Por este motivo, queremos dejaros unas claves para que descubras que puede revelar tu escritura de ti.

Lo que muestra tu escritura de ti

Según los expertos que se dedican al estudio de la escritura, la forma en que una persona escribe puede evidenciar más de 10 mil rasgos de personalidad. A continuación, descubre qué revela tu escritura de ti:

Tamaño de la letra

  • Grande. Sociable que le gusta estar rodeada de personas. Además, puede significar valentía y seguridad.
  • Mediana. Se adapta a las situaciones cambiantes fácilmente.
  • Pequeña. Tímida e introvertida. Pero, a la vez, estudiosa y meticulosa.

Espacio entre las letras

  • Amplio. Con espíritu libre que no le gustan las grandes concentraciones de personas.
  • Reducido. Intrusiva que no le gusta estar sola.

Forma de las letras

  • Redondas. Creativa y artística.
  • Puntiagudas. Agresiva, intensa, inteligente y curiosa.
  • Conectadas entre sí. Lógica, sistemática y precavida con la toma de decisiones.

Inclinación de las letras

  • Sin inclinación aparente. Lógica y práctica sin que las emociones le influyan.
  • Inclinación a la derecha. Abierta a vivir nuevas experiencias con gente nueva.
  • Inclinación a la izquierda. Cerrada con la gente.

Los puntos sobre las íes

  • Punto alto. Imaginativa.
  • Punto a la izquierda. Tiende a posponer las actividades.
  • Rayas sobre la i. Impaciente con las personas inadecuadas o que no aprenden de sus errores.
  • Círculos abiertos. Visionaria, pero con personalidad infantil.
  • Punto justo encima de la i. Detallista, organizada y empática en todo lo que dice y hace.

Presión en la escritura

  • Fuerte. Presionar mucho al escribir, muestra una persona comprometida y que se toma las cosas muy en serio. Demasiada presión, significa tensión en la vida.
  • Ligera. Cuando la presión es ligera, la persona se muestra sensible y empática con las demás personas.

Velocidad de escritura

  • Rápida. Impaciente, que odia los retrasos y las pérdidas de tiempo. Por el contrario, es una persona muy eficiente.
  • Lenta. Organizada, metódica y autosuficiente.

Firma

  • Cuando la firma es ilegible, la persona se muestra celosa de su privacidad; es difícil de leer o entender.
  • Por el contrario, cuando es legible, la persona se muestra segura de sí misma.

Todas estas pautas son solo una muestra del significado que puede mostrar nuestra manera de escribir. Un mundo apasionante que demuestra que las personas estamos conectadas a la escritura de una u otra manera.

Cómo detectar y tratar las dificultades de la lectoescritura

,

Las personas estamos dotadas con la capacidad de aprender a leer y escribir. La lectoescritura abre las puertas a las personas a múltiples conocimientos. Sin embargo, no son habilidades innatas y, muchas veces, tenemos dificultades para adquirir estos conocimientos. Aquí entra en juego el papel de educadores y familias, que detectan estas dificultades y ofrecen una atención adecuada.

Cómo es el aprendizaje de la lectoescritura

La lectoescritura constituye un proceso complejo porque requiere conocimientos y habilidades. El desarrollo de la lectoescritura se realiza a partir de los siguientes puntos:

Fases que se suceden en el desarrollo de la lectoescritura

En la primera fase se desarrolla el conocimiento de las letras, sonidos, su simbología y todas las asociaciones y relaciones entre ellas. Constituye un aprendizaje complejo porque requiere de un dominio de los símbolos y de la fonología, es decir, el sonido.

Una vez adquirido este conocimiento, es momento de empezar a leer y escribir. Se desarrolla la capacidad de transmitir y de comprender información y, sobre todo, de comunicarnos mediante la lectoescritura. Consiste en descifrar el mensaje que hay detrás del texto leído y, a su vez, de transmitir mensajes a través de la escritura.

Procesos que intervienen en su desarrollo

El desarrollo de la lectoescritura es complejo. En todo su aprendizaje se suceden diferentes procesos:

  • Perceptivos. Aquellos procesos para captar las letras o los sonidos, ya sea la percepción visual del lenguaje escrito o la percepción auditiva del lenguaje oral.
  • Léxicos. Procesos que se ponen en marcha para identificar las letras.
  • Sintácticos. Nos permiten reconocer las relaciones entre las palabras o establecerlas.
  • Semánticos. Procesos mentales que realizamos para dar un significado a cada palabra.
  • Ortográficos. Encargados de escribir de manera adecuada.
  • Memoria operativa. Se activa cuando realizamos una actividad concreta y nos permite no perder el hilo de lo que estamos haciendo.

Cuáles son las dificultades de lectoescritura más comunes

Adquirir y dominar la lectoescritura supone un duro reto para los más pequeños. Conlleva esfuerzo y dificultades. Por ese motivo, es importante conocer y tratar las dificultades porque pueden interferir en el aprendizaje. Las más comunes son:

Dificultades habituales que retrasan el desarrollo

  1. Retraso lector. Es una dificultad que remite por sí sola con estimulación y práctica.
  2. Alteraciones del ritmo en la lectura en voz alta. Consiste en leer sin el tono adecuado. Es muy común en los pequeños que están aprendiendo a leer, y suele desaparecer con el tiempo.

Otras dificultades de tipo neurobiológico

  1. Dislexia. Trastorno para aprender a leer a través de los medios convencionales de instrucción.
  2. Disortografía. Grupo de errores de escritura que afectan a la palabra en sí, a su ortografía, pero no a su trazado.
  3. Disgrafía. Afecta a la escritura en lo que se refiere a su trazado, a la grafía.

Cómo enseñar a un niño a hacer resúmenes y esquemas

,

Los textos largos están llenos de información de gran utilidad para entender los contenidos. Para mejorar su adquisición es importante saber sintetizar la información y organizarla. Por eso, hacer resúmenes y esquemas son habilidades básicas para el estudio. Potenciará el aprendizaje y ayudará a mejorar el rendimiento.

Como hacer resúmenes y esquemas

Los niños deben aprender a sacar las ideas principales de estos contenidos, plasmarlas en un resumen y organizarlas en un esquema. A continuación, explicamos cómo hacer resúmenes y esquemas para que sea útil a la hora de estudiar.

Síntesis y la organización de la información

La utilidad del esquema y el resumen para el estudio es indiscutible. Se dispone de información organizada y reducida y, a su vez, el hecho de organizar esta información también implica comprenderla, procesarla y aprenderla.

La primera tarea a realizar es la lectura comprensiva de los contenidos. Es importante leer detenidamente el texto y comprenderlo. En esta primera lectura no deben subrayar, ni buscar las ideas principales, simplemente comprender el texto. Normalmente, se necesita más de una lectura para acabar de entender el texto completo.

Una vez comprendido el texto, llega el momento de sacar las ideas principales. Suele ser complicado para los niños, sobre todo las primeras veces. Por eso, podemos ayudarles a entender el texto con preguntas como las siguientes:

  • ¿De qué trata el texto?
  • ¿Qué nos dice?
  • ¿Crees que habla de… o que habla de…?

Una vez el niño ya ha entendido el texto, vamos a buscar las diferentes ideas principales de cada párrafo o apartado. En este caso, las preguntas que le pueden ayudar podrían ser del tipo:

  • ¿Qué explica este párrafo o apartado?
  • ¿Cuál es la idea más importante en relación al tema general?
  • ¿Qué crees que es lo más importante?

Resumen

Una vez se obtienen las ideas principales, ya se puede hacer el resumen. Consiste en una redacción, hecha por los niños, que recoge las ideas principales del texto. A la hora de hacer el resumen se debe sintetizar la información y redactarla con las propias palabras. No consiste en copiar de manera literal las frases del texto. Los pasos para hacer un resumen son:

  1. Copiar las ideas principales
  2. Leer las ideas principales y relacionarlas
  3. Redacta un borrador con las ideas principales usando tus propias palabras
  4. Leer el borrador y comprobar que se entiende
  5. Pasarlo a limpio

Esquema

El esquema consiste en una exposición ordenada de las ideas con líneas y símbolos gráficos. Esta es una herramienta visual, con pocas palabras y conexiones visuales entre ellas. Los pasos para realizar un esquema de forma correcta son:

  1. Anotar las ideas principales
  2. Busca la relación entre las ideas
  3. Anotar ideas secundarias y relacionarlas con las principales
  4. Preparar la estructura del esquema: colocar las ideas principales, tipos de signos gráficos (llaves, flechas, etc), colores para remarcar ideas, etc.
  5. Hacer el esquema

¿Cuál es la postura correcta para que los niños escriban?

Seguro que muchos de nosotros hemos visto niños completamente echados sobre el cuaderno en el que están escribiendo o el libro que están leyendo. O, por el contrario, escurridos en la silla casi a punto de caerse al suelo. Es muy importante corregir estas posturas y enseñarles como sentarse en la postura correcta para escribir y dibujar.  No hacerlo puede influir tanto en futuras dolencias traumatológicas como en su desarrollo académico.

Factores que debemos tener en cuenta para que los niños mantengan la postura correcta al escribir

Que los niños y niñas tengan una postura correcta a la hora de escribir, tanto en el aula como en la escuela, tal como hemos apuntado, tiene influencia directa en el aprendizaje, en la atención, en el mismo proceso de lectura y escritura y, también, en la salud de sus músculos y huesos. Es por ello por lo que debemos tener muy en cuenta los consejos que vamos a dar a continuación.

La mesa y la silla

Para que los más pequeños puedan adoptar la postura correcta a la hora de escribir la elección de la silla y la mesa son fundamentales. La silla debe tener una altura que le permita al niño o niña apoyar los pies en el suelo con la parte inferior de la columna en contacto con el respaldo. Y la mesa debe llegar aproximadamente a la altura de los codos cuando están doblados.

Si cumplimos estos requisitos estaremos facilitándoles que se puedan sentar con la espalda recta. Además, pueden tener el campo visual adecuado y el peso de su cuerpo adecuadamente repartido.

Distribución de los objetos en la mesa

La manera como disponemos los objetos en el escritorio también tiene mucho que ver con la adopción de la postura correcta. Si el niño es diestro, los libros y cuadernos se deben colocar a su lado izquierdo. Y, en caso de que sea zurdo, lo contrario. Es así porque el peso debe situarse sobre el hemisferio del cuerpo con el que no se escribe.

La posición del papel, cuaderno o libro también es esencial para mantener una buena postura. Éste debe estar recto porque inclinarla supone que los pequeños adopten posturas no deseadas.

Y, tal como hemos visto en artículos anteriores, la postura de la muñeca y la manera como se coge el bolígrafo, también son importantes a la hora de adoptar una postura correcta.

El uso de la escritura como terapia emocional

,

Cuando nos encontramos relajados y sin estimulación exterior, nuestra mente fluye. Y con ella, las tensiones internas y las preocupaciones. La escritura como terapia, nos ayuda a luchar contra estas preocupaciones y a buscar soluciones.

La sociedad actual recibe inputs continuos y casi no tenemos tiempo para pensar en nosotros. Cuando no sabemos administrar nuestros pensamientos más profundos, nos ahogamos en nosotros mismos. Se nos forman nudos que no nos dejan descansar.

En ese momento, nos damos cuenta de que tenemos una gran tensión dentro y que no sabemos cómo solucionarlo. A continuación, te explicamos como la escritura como terapia nos puede ayudar a deshacer estas tensiones internas.

La escritura como terapia: un remedio rápido y útil

Actividades como yoga o pilates nos pueden ayudar a solucionar estas preocupaciones diarias. Pero una manera fácil y, ciertamente, muy útil para hacer fluir los pensamientos es la escritura. No es necesaria una perfección gramatical para practicarlo. Esta habilidad se va entrenando y educando con el tiempo.

La finalidad de esta terapia es expresar el mundo interior a través de la palabra escrita. Eso sí, es un hábito difícil de comenzar porque requiere esfuerzo y concentración.

¿Qué facilidades nos ofrece la escritura como terapia para liberar tensiones?

La escritura es una herramienta sencilla que nos proporciona una vía de escape para poder expresar aquello que tenemos en nuestro interior. Con la escritura conseguimos:

  • Ordenar los pensamientos
  • Descubrir conflictos internos
  • Analizar la coherencia entre lo que pensamos, sentimos y hacemos
  • Desarrollar la autoconciencia y el autoconocimiento
  • Permite desahogarnos

Lo importante es comenzar a escribir, ya sea una página, un cuaderno o una guía.

Cuatro maneras de utilizar la escritura como terapia

1. Modelo esquemático

Primero, escribir el suceso de forma objetiva, tal como ha sucedido. Centrarse en el suceso tal como pasó y lo primero que pensaste ante ese hecho. Segundo, toca hablar (en este caso escribir) de todos los pensamientos adyacentes que surgen sobre ello. Y, finalmente, explicar cuáles pueden ser las consecuencias para ti o posibles soluciones al respecto.

2. Modelo para comunicarnos con los demás

Este modelo es muy útil si no sabes cómo decirle a alguien algo. Es un modelo centrado para comunicarnos mejor con los demás. Generalmente, para dar malas noticias o expresar cosas que nos molestan. Utiliza este modelo para ordenar las ideas o escribir libremente.

3. El modelo de la tercera persona

Consiste en escribir en tercera persona, ya sea sobre cualquier problema u otra cosa que nos importe o nos preocupe. De hecho, escribir una solución a este problema nos puede servir a la vez de consejo.

4. El modelo creativo

Esta es la técnica más creativa y más reflexiva a la hora de escribir. Se utilizan metáforas y otros recursos gramaticales, por eso se requiere cierto nivel de gramática. Muchas veces es difícil encontrar símbolos que puedan representar nuestros sentimientos.