Entradas

La Navidad está a la vuelta de la esquina y ¿qué mejor para empezar a calentar el ambiente navideño que unos cuentos? Aquí os presentamos un clásico que todo el mundo debería conocer: el famoso Cuento de Navidad de Dickens.

Cuento de Navidad de Charles Dickens

El señor Ebenezer Scrooge era un empresario mayor, rico y sin amigos. Era un señor muy serio cuya vida consistía en ir de su casa a la oficina y de la oficina a casa sin ni siquiera mirar las personas que lo rodeaban. Y a medida que se acercaba la Navidad, se volvía todavía más huraño. Creía que todo era una gran pérdida de tiempo y trataba de considerar este día como otro cualquiera.

En la víspera de esta festividad, el señor Scrooge estaba en su despacho revisando papeles, mientras su secretario trabajaba cerca de él. De repente oyó un ruido que provenía de la puerta de la oficina, y aunque intentó esconderse, como siempre hacía, no pudo evitar encontrase con su sobrina con una gran sonrisa en la cara. Venía para desearle unas felices fiestas y invitarlo a pasar esa noche acompañado por él y su familia.

El abuelo no lo recibió de buenas maneras. Lo echó esgrimiendo que la Navidad era una tontería. Su secretario, puesto que era Nochebuena, le pidió permiso para irse antes de lo habitual a casa. Scrooge le dijo que sí, pero le dejó claro que el día después de Navidad tendría que llegar más temprano para recuperar el día de fiesta.

Esa misa Nochebuena, Scrooge recibió la visita del fantasma de su socio, que había muerto hacía unos años. Éste le contó que, por su extrema avaricia, toda su maldad se había convertido en una larga y pesada cadena que debía arrastrar por toda la eternidad. Le puso sobre aviso de que a él le esperaba un destino todavía peor que el suyo, pero le avisó de que tendía una última oportunidad de cambiar; iba a recibir la visita de los tres espíritus de la Navidad.

Scrooge no se asustó y desafío la predicción. Pero esa noche le aparecieron los tres espíritus navideños: el del Pasado, que le hizo recordar su infancia y juventud llena de melancolía y añoranza antes de su adicción por el trabajo y su afán desmedido por el dinero. El del Presente le hizo ver al avaro anciano la situación de la familia de su secretario, que, a pesar de su pobreza y de la enfermedad de su hijo, celebraban la Navidad. También le mostró cómo todas las personas celebraban la Navidad; incluso su propio sobrino.

Antes de desaparecer a medianoche, el espíritu le mostró a un par de niños de origen trágicamente humano: la Necesidad y la Ignorancia. El terrible y sombrío Espíritu del Futuro le mostró el destino de las personas avaras. Su casa saqueada por pobres, el recuerdo gris de sus amigos de la Bolsa de Valores, la muerte del pequeño hijo de sus empleados y lo que más le espantó: su propia tumba. Ante ésta Scrooge se horroriza de tal forma que suplicó una nueva oportunidad para poder cambiar.

A partir de este momento el avaro despertó de su navideña pesadilla y se convirtió en un hombre amable, bondadoso y generoso de los que celebran Navidad y ayudan al prójimo.

¿Qué le regalo a mi sobrino de dos años? ¿Le gustará este puzzle a su amiguito Pablo? Esta son algunas de las preguntas que nos empezamos a hacer cuando se acercan estas fechas. Y la mejor manera de resolverlo es hacer una lista de regalos de Navidad. Es una manera muy efectiva de acabar con los quebrados de cabeza propios y familiares.

Pero esta lista no siempre es fácil de hacer porque, muchas veces, los niños y niñas no saben lo que quieren o quieren todo el catálogo entero y jerarquizar se convierte en una ardua tarea. En estos casos los mejor es recurrir a lo que le llamamos comodines, que son aquellos regalos con los que el éxito está prácticamente asegurado.

Lista de regalos de Navidad para triunfar con los niños

A la hora de realizar esta lista también tenemos en cuenta que son productos que duran varias temporadas o que, al ser clásicos, pueden ser la ampliación de juegos que ya tenemos.

Lego

Hay Lego para todas las edades. Cuando son más pequeños, lo que más se ajusta a sus habilidades y les acostumbra a fascinar son los packs de Lego Duplo. Si ya se lo han regalado previamente, no hay ningún problema porque pueden unir las piezas del nuevo a las que ya tenían y sacarle más partido. Y sino tenían, una caja es permite empezar a construir y poner en marcha su creatividad.

Después de esta tipología, la evolución lógica es pasar a Lego Junior y a los Lego de toda la vida. Un regalo que, siempre que no se claven una pieza en el pie, también acostumbra a ser muy bienvenido por parte de la familia.

Playmobil

Playmobil juega en la misma liga que Lego en lo que se refiere a regalo comodín desde hace décadas. Una de las características positivas de esta marca es que hay packs pequeños muy económicos que nos permiten tener un detalle y hay packs grandes – y hasta gigantes- para grandes ocasiones. Hay barcos piratas, autocaravanas, granjas, fuertes y muchas construcciones más.

Coches y otros vehículos

Hay muchos niños y niñas que se sienten fascinación por coches, camiones, motos, tractores y todo tipo de vehículo. Esta categoría nos permite muchas posibilidades; desde construcciones con Lego hasta garajes y pistas. Además, tal como sucede con Playmobil y Lego, también podemos comprar coches sueltos para jugar con éstos o unirlos a los que ya pueda tener.

Animales

En general, a los niños les encantan los animales. Estos pueden ser de peluche, de plástico o de cualquier material y formato. Regalar dinosaurios, tigres, delfines, vacas o cualquier animal es, también, un éxito casi garantizado.

Aquella frase de que cada niño es mundo no es una excepción cuando abordamos la cuestión de la lectoescritura. Los niños y niñas tienen, cada uno, su propio ritmo de aprendizaje. Antes de empezar a leer y a escribir es esencial que tengan un buen nivel de lenguaje oral y la psicomotricidad muy desarrollada. Es por ello por lo que, como veremos a continuación, la edad ideal para empezar a leer y a escribir es sobre los 6 años. Lo que no quiere decir que en las edades inferiores no se realicen actividades previas para facilitar el aprendizaje posterior.

¿Qué se les enseña a los niños en la etapa de educación infantil?

La duda de los padres sobre a qué edad deben los niños aprender a escribir, y también a leer, acostumbra a ser generalizada. Pero, a pesar de la edad orientativa que hemos dado, 6 años, hay opiniones y teorías contrapuestas y variadas entre diferentes escuelas metodológicas.

Podemos afirmar, no obstante, que sí que existe un cierto consenso en que en la etapa de educación infantil (entre los 3 y los 5 años) se tanga una primera toma de contacto con el lenguaje escrito. Pero debe ser solo esto. En ningún caso se puede pretender, y, menos exigir, que los niños y niñas acaben estas etapas de su formación sabiendo leer y escribir normalmente.

En esta etapa de escolarización se recomienda que los niños se empiecen a acercar a la letra escrita a partir de juegos. Pueden aprender como se cogen los lápices, dibujar, empezar a aprender algunas letras, familiarizarse con algunas palabras concretas como su nombre o el de personas allegadas, jugar con fichas con letras, etc. Lo que es imprescindible es que sea entendido como un juego y se despierte su interés por seguir aprendiendo más.

La primaria: el momento de empezar a escribir

El momento oportuno para empezar a leer y a escribir puede ser, según el niño, el último año de infantil o los primeros de educación primaria (de 6 a 12 años). En el caso de optar por empezar el aprendizaje de la lectoescritura formal en educación infantil solo se puede dar si el niño tiene un buen conocimiento de las palabras y se muestra motivado para seguir aprendiendo.

En los colegios se tiende a enseñar a todos los alumnos de una clase a leer y a escribir a la vez, siguiendo el mismo ritmo. Esto es un grave error, que puede llevar a la frustración de niños y desmotivación del profesorado, porque, como ya hemos indicado cada niño, en función de muchos factores, tiene un ritmo propio de aprendizaje.

A continuación, dejamos un vídeo de Guiainfantil.com en el que se enseñan técnicas para enseñar a los niños a escribir.

El juego heurístico está pensado como la continuación del juego conocido como la cesta de los tesoros. La finalidad de esta actividad, ideada por Elionor Goldchmied, es que los niños interactúen con diferentes tipos de materiales. Esta actividad en forma de juego se puede iniciar cuando el niño empieza a desplazarse -es decir, desde, aproximadamente los 12 meses- hasta los 2 años.

Este juego se caracteriza por la exploración sistemática y se realiza en grupos de entre 8 y 10 niños. La actividad consiste en manipular y combinar libremente gran variedad de objetos neutros -es decir, sin finalidad didáctica- y se exploran las distintas posibilidades que ofrece. Esta exploración se basa en abrir y cerrar, llenar, vaciar, apilar, comparar, tapar y destapar. Una vez terminado el juego, el material se tiene que recoger y clasificar.

Beneficios del juego heurístico

Los beneficios para los niños y niñas son múltiples. A continuación, enumeramos algunos de ellos:

  • Estructura el pensamiento e incentiva la imaginación y la creatividad de los niños.
  • Tiene incidencia positiva en la comprensión verbal y tiene ventajas sociales (compartir, colaborar…)
  • Fomenta la concentración y la atención.
  • Contribuye al desarrollo de la motricidad fina y gruesa.
  • Aporta beneficios afectivos: querer, disfrutar, valorar…
  • Desarrolla capacidades cognitivas: comprender, relacionar, conocer…
  • Ayuda a desarrollar los 5 sentidos perceptivos.
  • Es muy bueno para ayudar a tomar conciencia de las leyes de la naturaleza, como, por ejemplo, la ley de la gravedad.
  • Se considera que establece la base del pensamiento matemático porque incide en la selección y discriminación entre categorías de objetos diferentes.
  • Enseña valores esenciales como el respeto, la tolerancia, la colaboración…

Materiales que se usan en el juego heurístico

En este tipo de juego se deben evitar siempre los plásticos y los juguetes o material pedagógico. Tiene que estar formado por objetos naturales como pieles de frutas, trozos de hortalizas, papel, madera, etc. y un recipiente, que también debe ser natural con el que los niños y niñas puedan mover, clasificar, etc. los materiales mientras se está jugando.

Los videojuegos siempre se han relacionado con una forma de entretenimiento, e incluso, en algunas épocas, con la violencia. Desde que estalló la era digital a partir de la década de los años 70, este mercado ha evolucionado y los videojuegos han pasado de una mera forma de entretenimiento a algo más, también pueden ser educativos.

¿Por qué nos atraen los videojuegos?

 

La presencia de los videojuegos en nuestra sociedad es cada vez más importante y los últimos datos lo corroboran: El crecimiento entre 2017 y 2018 de esta industria es equiparable al total de la industria de la música. De hecho, desde el año 2010, los videojuegos son una industria más grande que las de la música y el cine juntas.

 

Los smartphones también juegan un papel primordial en este aspecto y es que el 50% de los ingresos que generan los videojuegos ya provienen de dispositivos móviles, constituyéndose como otra industria por sí sola.

 

La zona asiática es la que tiene mayor influencia en esta industria por el amplio número de jugadores que aglutina. Una industria que a pesar de sus cifras sigue considerándose de segunda categoría al lado de otras como la música o el cine. De hecho, en gran parte de occidente se la sigue sin tomar muy en serio, cuando las oportunidades de futuro que ofrece son infinitas.

 

El lado educativo de los videojuegos

 

En realidad, los videojuegos influyen en nuestras vidas a dos niveles:

 

  • Mítico. Aportan sentido a través de arquetipos como los héroes y otros personajes que aparecen en los videojuegos.
  • Educativo. Historias que aportan valor de aprendizaje.

 

Esa parte educativa que ofrecen los videojuegos se basa en el grado de interacción, algo que no es posible en el caso del cine o la música, o al menos no de forma tan evidente. Algunos títulos clásicos del mundo gamer como “The Legend of Zelda” ayudan a ejercitar nuestra capacidad de análisis y de pensamiento. Otros como “Profesor Layton” mejoran la lógica. Al margen de este tipo de videojuegos a los que juegan la mayoría, también existen los denominados serious games y los de aprendizaje directo. Los primeros sirven para aprender materias concretas como matemáticas o ciencias y los segundos se utilizan como apoyo en programas educativos.

Si eres un fanático de la papiroflexia, no te puedes perder estos trucos para construir aviones de papel con los más pequeños de la casa. Disfrutarás con esta propuesta y, a la vez, podrás organizar un pequeño campeonato de aviones para ver cuál es el que mejor vuela. Lo importante es pasar un rato muy divertido en familia o amigos.

Tres tipos de aviones de papel diferentes

En este artículo os vamos a enseñar a hacer tres aviones de papel diferentes: el Rayo Invencible, el Barón Rojo y el avión Colibrí. Cada uno tiene sus propias particularidades. ¿Quieres saber cómo hacerlos? ¡Empezamos!

Rayo Invencible

Es el avión más veloz de los tres. Y llega muy lejos. Además, es muy fácil de hacer siguiendo estos pasos:

  1. Colocando la hoja en horizontal, dóblala por la mitad y desdóblalo.
  2. Dobla las puntas de la izquierda del papel. Los dos extremos hacia la doblez marcada, formando un triángulo equilátero.
  3. Vuelve a doblar de nuevo el lado de abajo hacia arriba, haciendo lo mismo en la parte superior. Las dobleces siempre simétricas.
  4. Dobla el avión por la mitad, por la primera línea marcada. Para hacer un ala, dobla hacia abajo la parte de arriba del avión Lo mismo con la otra ala.
  5. Finalmente dobla las esquinas del final del ala hacia arriba, para ganar en estabilidad.

Para que llegue bien lejos, os recomiendo tirarlo hacia arriba. Es el más rápido de os tres debido a su forma, el aire pasa alrededor sin mucha resistencia.

Barón Rojo

Este avión es llamado el acróbata. Realizará increíbles piruetas y dejarás con la boca abierta a tus amigos. Tiene dos alerones y un timón para hacerlo volar de una forma u otra. Te explicamos como hacerlo:

  1. La hoja en horizontal se dobla por la mitad. Desdobla, llevando la esquina superior hacia abajo. A la vez dobla el pico de abajo hacia arriba formando un triángulo. Ahora une con celo la parte abierta.
  2. Doble el pico hasta la base del triángulo y por la línea central marcando bien la doblez.
  3. Otra vez desdóblalo. Para hacer las alas dobla los lados a unos dos centímetros del pliegue central. Dando la vuelta al avión, se doblan los extremos de las alas hacia dentro a un centímetro.
  4. La aleta posterior se construye haciendo un corte a unos dos centímetros y medio de la cola.
  5. Haciendo ligeros cortes en la parte de los alerones de atrás los podrás doblar hacia arriba y abajo para conseguir que gire en el aire.

¡Ahora solo te falta experimenta con él! El timón trasero que has hecho hará que el flujo de aire cambie y vuele en diferentes direcciones.

Avión colibrí

Este es un superplaneador. Permanecerá en el aire más tiempo. En cuatro pasos te enseñamos como construirlo:

  1. Dobla y desdobla la hoja por la mitad. Una vez realizado, dobla la esquina superior e inferior hacia el centro.
  2. Haz un pliegue hacia dentro por la parte izquierda del papel que será la punta del planeador. Debes repetir esta acción 6 veces, consiguiendo hacer el avión más corto, que le ayudará a planear más.
  3. Ahora dobla el avión por la mitad y haz una hendidura en el centro. Dobla un lado del avión a unos dos centímetros y haz lo mismo en el otro lado.
  4. Las alas se construyen doblando los extremos hacia arriba. Une con celo la parte posterior del avión y, ¡listo para volar!

Los regalos originales con ese punto personal y especial son una buena manera de demostrar el aprecio hacia esa persona. El “do it yourself” está de moda. Por ese motivo, hoy queremos hablaros de un regalo fácil de hacer y que perdurará en el tiempo. Vamos a pintar piedras de río con nuestros rotuladores POSCA favoritos. Sea cual sea tu opción de dibujo, de colores o de utilidad, disfrutarás en el proceso de pintar piedras. Sigue estos sencillos consejos y verás como el resultado va a ser fantástico. ¡No pararán hasta de salirte amigo de debajo de las piedras!

Consejos para pintar piedras con rotuladores

Para empezar a pintar, no vale cualquier piedra. Las mejores piedras para pintar son aquellas con una textura lisa y fina, que no sean areniscas. De esta manera el dibujo tendrá una forma uniforme y no correrá el peligro que se vaya deteriorando con el tiempo.

El primer paso es lavar y secar las piedras muy bien para que no queden restos de polvo o tierra. Antes de lanzarte a pintar piedras con nuestros rotuladores favoritos POSCA, es recomendable hacer un esbozo en lápiz sobre la superficie de la piedra. Así podremos corregir el diseño si no nos gusta y minimizar la posibilidad de errores. Una vez hayas dibujado y pintado las piedras, ¡no te emociones y no las pongas al aire inmediatamente!

Piensa que es un material muy poco poroso. No se seca al instante, por lo que se recomienda dejarlas secar, por lo menos, un par de días. Una vez secas, ya podrás ponerlas al aire libre o recubrirlas con una capa de barniz si quieres proteger un poco más tu diseño.

Rotuladores UNI POSCA

Los rotuladores POSCA están hechos de una base de pintura acrílica. No son tóxicos por lo que puedes usarlos sin problema con los más pequeños de la casa. Además, si te manchas las manos u objetos, los puedes lavar fácilmente con agua y jabón.

Puedes optar por diferentes grosores de punta y multitud de colores para escoger. Además, se secan rápidamente. Utilizando rotuladores POSCA podrás controlar fácilmente el trazo de tu dibujo. Dibuja mandalas, animales o escribe palabras. Se abre un universo de posibilidades a la hora de pintar piedras con estos rotuladores. ¿Ya has decidido el diseño que harás? Sólo te falta coger las piedras y empezar con el trabajo.

Paso a paso cómo pintar tus piedras de río

Como decíamos anteriormente, pintar piedras de río es sencillo. Sigue estos pasos para que el resultado sea espectacular:

  1. Pintamos las piedras de un color de fondo o, si lo que queremos es un dibujo detallista, hacer un esbozo en lápiz para corregir los posibles errores.
  2. Pintamos los detalles con rotuladores POSCA.
  3. Dejamos secar las piedras dos días para que cojan bien el color.
  4. Barnizamos para proteger el trabajo.

La frase que, probablemente, más se ha repetido en un entorno familiar con niños es: “¿No te cansas de ver la misma película tantas veces?”. Sobre todo, la dices cuando encuentras a tus hijos obnubilados enfrente del televisor mirando por enésima vez las escenas que ya debe tener memorizadas.

Sin embargo, disfrutan viendo la misma película o dibujo animado día tras día. Es curioso observar como se mantienen concentrados como si fuera la primera vez que ven la película. A pesar de que hayan memorizado escenas y diálogos, parece que no se aburren. A continuación, desgranamos las razones por las que los niños ven repetidamente la misma película.

No entienden por completo la película la primera vez

Aunque la velocidad de las películas infantiles es más pausada que las de adultos, lo cierto es que ocurren muchas cosas: intervienen muchos personajes, hay conversaciones, se despliegan emociones y reacciones, etc. Es normal que, con tantas cosas que suceden en la pantalla, los niños se pierdan varios detalles.

Es decir, la capacidad de atención y procesamiento cognitivo en los niños pequeños es todavía limitado. No puede seguir el ritmo frenético de todas las acciones de la película. Obviamente, eso añade dificultad para la comprensión de lo que está ocurriendo. Por este motivo visualizan la misma película repetidamente, para captar nuevos detalles que antes no habían percibido. A medida que se familiariza con la historia y los personales, le resulta de más fácil comprensión. Como no ha de realizar tanto esfuerzo cognitivo, puede disfrutar mucho más lo que ocurre.

La repetición les hace sentir en un mundo más seguro

Otra razón importante es porque disfrutan de la repetición. La repetición ofrece a los niños la sensación de que el mundo es un lugar seguro. Cuando los más pequeños pueden predecir lo que ocurrirá acto seguido, se sienten con más confianza y poder. Saber que pueden dominar un trozo de ese mundo caótico les reporta confianza y estabilidad emocional. Pensemos que muchas de las cosas que experimentan son nuevas y su cerebro se ve bombardeado de mucha información que, en muchos casos, puede ser abrumadora.

Les estimula el pensamiento

El hecho de mirar una y otra vez la misma película, les hace predecir de forma involuntaria lo que va a ocurrir. Esto les ayuda a desarrollar su pensamiento lógico y a comprender las relaciones causa/efecto. La repetición es una de las mejores maneras para adquirir nuevas habilidades. El mismo hecho se contempla en la lectura. ¡Cuántas veces los padres han leído una y otra vez los mismos cuentos! Consiguen entender mejor la historia, desarrollar la memoria y adquirir vocabulario.

En resumidas cuentas, cuando tu hijo quiera volver a ver la misma película una y otra vez, simplemente permíteselo. Es parte de su aprendizaje.

Inmersos en el actual presente tecnológico, el teclado se ha convertido en el reemplazo del lápiz y el papel. Sin embargo, el tiempo invertido en el aprendizaje de la escritura a mano durante los primeros años, tiene valor de futuro. Saber escribir bien ayudará en el desarrollo académico de los más pequeños. A continuación, explicamos la importancia de la caligrafía en edades tempranas. No sólo sirve para aprender a escribir, sino que también es una herramienta para el desarrollo motriz del pequeño.

Proceso circular: de la mano a la mente

La importancia de la caligrafía es incuestionable. Es un complemento imprescindible en la integración de procesos y sistemas para el aprendizaje: el procesamiento del habla y lenguaje, sistema auditivo, sistema de motricidad fina y percepción visual. El hecho de escribir a mano ayuda en el reconocimiento visual y aprendizaje de las letras. Los niños que practican la escritura a mano muestran mayor actividad cerebral que los que utilizan teclado. La experiencia de escribir manualmente permite que los niños reconozcan las propiedades de las letras, lo cual contribuye en el desarrollo de una buena comprensión lectora.

La importancia de la caligrafía. Desarrollo de la motricidad fina

En edades entre los 4 o 5 años, cuando comienzan a demostrar interés en la escritura, es importante que los educadores centren esfuerzos en estos dos aspectos:

1. Cómo agarrar el lápiz correctamente

Si en vez de sujetar el lápiz con los dedos pulgar, índice y corazón, empuñan el lápiz, es síntoma que deben realizar rutinas diarias para el desarrollo de la motricidad fina. Los adultos solo pensamos en que nuestros niños escriban dentro de las líneas que son guías en el aprendizaje de la escritura. Sin embargo, cada etapa de desarrollo tiene su proceso además de las habilidades personales de cada niño. Este mismo problema puede suceder con los niños que aún no conocen cuál es su mano dominante. Nunca se debe forzar el uso de una u otra mano, ya que esto dificultará su aprendizaje y le provocará una experiencia negativa.

2. Cómo se forman las letras

Este concepto se refiere al lugar donde se inician los trazos de los números o de las letras. También se refiere al número de trazos requeridos para escribirlos. El proceso de escritura sigue, generalmente, una misma dirección: de arriba hacia abajo. Además, deben escribirse con la menor cantidad de trazos. El aprendizaje de la caligrafía en estas edades tempranas puede ayudar a que en el futuro no aparezcan problemas. Por ejemplo, el tiempo de entrega de actividades o evaluaciones escritas. Con el tiempo, puede causar desmotivación o desinterés hacia la escritura y el aprendizaje.

La motivación es clave para su desarrollo

Muchas veces el aprendizaje conlleva a la frustración. Se pueden negar a hacer las actividades o a demostrar menos esfuerzo, sobre todo si se ven obligados a hacerlo. Para el desarrollo de una buena escritura es imprescindible, como comentábamos anteriormente, tener un buen agarre del lápiz y manejo de la velocidad de trazo. Por lo tanto, se recomienda en los primeros pasos de la enseñanza de la escritura tener paciencia. Además, es importante celebrar sus logros y sus progresos.

Un diario es un cuaderno donde se escriben día a día las vivencias o los pensamientos más personales. Escribir un diario significa dejar plasmado en papel los sentimientos según fluyen. Se dan rienda suelta a las emociones, los sueños e ilusiones. En los diarios personales está permitido saltarse las reglas gramaticales. Además, escribir un diario puede resultar una terapia en muchos casos, tanto para adultos como para los niños.

Por qué es bueno escribir un diario en la infancia

Empezar la tarea de escribir un diario puede ser una buena terapia para los niños. Les ayuda a descargar las emociones, tanto las positivas como las negativas. Les puede resultar muy beneficioso para la salud física. El simple hecho de escribir, sobre todo sobre las preocupaciones y las cosas que nos perturban, es una terapia natural para reducir el estrés mental. Además, son pensamientos que, generalmente, no queremos contar a nadie. Por eso escribir sobre los problemas o las malas experiencias, permite meditar sobre los hechos e intentar buscar soluciones. No importa la base donde escribir, si es un cuaderno rayado, en blanco, con hojas de colores, con dibujos, fotografías, etc. Sí es aconsejable que las hojas estén bien pegadas para que no se suelten y se pierdan con el tiempo.

Escribir un diario: autoayuda personal

Un diario personal es un refugio. Es el lugar donde los niños se pueden expresar con total libertad. Se puede afirmar que el diario se puede convertir en su mejor amigo. Sabe escuchar al niño y, además, se convierte en su más preciado confidente. Le cuentan todo lo que sienten sin temor a que les defraude o traicione.

El momento del día para escribir el diario no es importante. Pueden encontrar estos momentos de paz por la noche antes de ir a dormir, a media tarde, o cuando mejor convenga. Lo que más necesitan los niños es encontrar la tranquilidad de un ambiente que les predisponga a escribir. Además, deben encontrar un lugar secreto para guardar el diario. Una recomendación es que utilicen cualquier tipo de elemento para cerrar el diario como, una goma o una cinta. En el caso que encuentren el diario, la cinta o la goma transmitirá que es algo personal y que no debe ser leído sin el consentimiento expreso de la persona que lo ha escrito.

En conclusión, la dedicación de unos minutos al día para escribir un diario puede ayudarles a aprender sobre sí mismos y a conocerse más. Les aclarar la mente y les servirá para recordar en el futuro de su comportamiento en determinadas situaciones. Por eso escribir la fecha también les resultará útil cuando pase el tiempo. Convertir esta actividad en una rutina puede ser saludable y algo que les motive cada día.