Entradas

¿Qué hacer los días de lluvia con los niños?  

,

Es la Ley de Murphy, llega el fin de semana y la previsión dice que lloverá y acaba lloviendo. Algo típico de la época otoñal: ¿Qué hacemos con los niños? Tiempo libre y mal tiempo nunca ha sido una buena combinación. ¡Que no cunda el pánico! Te damos algunas propuestas para pasarlo bien en familia.

 

5 planes con niños para los días de lluvia

 

  1. Cine en familia. Netflix, HBO, Disney Channel o cualquier otra película de alquiler vía internet. Las posibilidades son infinitas, las nuevas tecnologías y las plataformas de contenido audiovisual en streaming y en diferido nos permiten disfrutar desde clásicos del cine en familia como “Mary Poppins” o “Sonrisas y lágrimas” a cintas más actuales como “Frozen”. ¡Enséñales a tus hijos el super-cali-fragilístico-espialidoso!
  2. Manualidades. ¡El Do It Yourself nunca falla! ¿Necesitas ideas? Te dejamos este artículo en el que te hablamos de algunas actividades DIY otoñales. A los peques les encanta recortar, pintar, dibujar, enganchar… Se lo pasarán en grande y estarán entretenidos mientras aprenden a utilizar su imaginación y a ser creativos.
  3. Cocinar dulces. Si hay algo que les gusta a todos los niños (o casi todos) es el dulce. El azúcar en exceso no es bueno, pero está tan rico… Alegra cualquier día gris. Y teniendo en cuenta que los dulces hechos en casa siempre serán más saludables y con menos aditivos que los industriales ya tenemos la excusa perfecta para prepararlos. Pero es que encima gustan a todos, grandes y pequeños. Te dejamos este artículo en el que os explicamos el paso a paso de una receta de ricas galletas de mantequilla.
  4. Maratón de lectura. Crear el hábito de la lectura es algo muy importante, si lo consigues tus hijos lo conservarán para siempre. Algo que a priori les puede parecer aburrido puede convertirse en una aventura. Puedes proponerles que cada uno lea un libro diferente y luego lo explique. Es importante desarrollar su capacidad crítica y que dejen trabajar su imaginación.
  5. Juegos en familia. Pueden ser los tradicionales juegos de mesa, una maratón de juegos de ingenio en la Tablet o el ordenador o incluso organizar una yincana por casa en la que tengan que ir encontrando las pistas para resolver un enigma. De hecho, puedes hacer que se impliquen creando ellos la propia historia y escondiendo las pistas.

Cocinar galletas con los peques: Planes de otoño

Llega el otoño, bajan las temperaturas, nos visitan las primeras lluvias de la temporada… Apetece menos hacer planes al aire libre, sobre todo porque la meteorología en esta época del año es del todo imprevisible. ¿Qué hacemos con los niños? Ellos no entienden de frío o lluvia, todo es diversión y necesitan estar entretenidos. Te proponemos un plan infalible: cocinar galletas. El plan ideal para una tarde de domingo.

 

¿Qué tipo de galletas cocinamos?

 

Podría parecer que cocinar unas galletas es lo más sencillo del mundo, pero nada más lejos de la realidad. Es importante que la masa ligue bien para que se cocinen a la perfección, tener en cuenta el tiempo de horneado para que no se quemen, pero tampoco se queden crudas, y utilizar algunos trucos para que nos queden crujientes o blanditas, dependiendo de nuestros gustos.

 

Al margen de esto, también es importante elegir qué tipo de galletas queremos cocinar. Hay una gran variedad: las típicas galletas de mantequilla, de chocolate, cookies, de sabores, rellenas… ¿No sabes cuál elegir? Nosotros te ayudamos, te damos la receta de las clásicas galletas de mantequilla, ya que te servirá de base para el resto.

 

Ingredientes

 

  • 100 gr de mantequilla o margarina vegetal sin aceite de palma.
  • 150 gr de harina de trigo.
  • 50 gr de azúcar blanco.
  • Una pizca de sal.

 

Elaboración

 

  1. Calentar la mantequilla durante 30 segundos en el microondas a máxima potencia. Retirar y remover para conseguir el denominado “punto pomada”. No debe estar sólida pero tampoco líquida, ni se debe haber separado la grasa. La textura debe ser como la de una pomada, un yogur.
  2. Batir la mantequilla junto al azúcar con la ayuda de unas varillas hasta que los ingredientes estén bien integrados.
  3. Incorporar la harina previamente tamizada (para evitar los grumos) y la sal.
  4. Amasar bien con las manos, la textura no debe ser pegajosa y debe estar bien ligada (sin agrietarse). Hacemos una bola, la cubrimos con papel film y la dejamos reposar en la nevera durante 30 minutos.
  5. Llegado este momento y dependiendo de cómo te gusten las galletas, tienes dos opciones. Estirar la masa con un rodillo y con la ayuda de un cortapastas darle forma a tus galletas. Los hay circulares, cuadrados, en forma de estrella, de corazón, de luna, de flor… La otra opción es formar bolitas con tus manos y aplastarlas luego con la ayuda de una cuchara. Una vez que tengan la forma deseada, colocarlas sobre papel de hornear en una bandeja.
  6. Cocinar en el horno durante 20 minutos a 180 grados, aunque será imprescindible que vigiles la cocción, ya que cada horno es diferente y los tiempos se deben ajustar a tus necesidades. Cuando estén doraditas, ya estarán listas.
  7. Las retiramos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

Esta receta te servirá de base para otro tipo de galletas. Si las quieres de chocolate solo tendrás que añadirle a la masa cacao puro en polvo al gusto; para las cookies, pepitas del chocolate que más te apasiones (negro, con leche, blanco); para que sean de sabores, añadir unas gotitas de esencia de vainilla, de limón, de fresa…

 

Una vez reposadas podéis disfrutarlas en familia o decorarlas como más os apetezca. Lo más fácil es cubrirlas con un glaseado de azúcar. Solo necesitarás:

 

  • 75 gr de claras de huevo
  • 450 gr de azúcar glas
  • 5 gotas de zumo de limón

 

Mezclas bien todos los ingredientes y te quedará una textura parecida al yogur de color blanco. Puedes decorarlas así o añadir colorantes (rojo, azul, verde, naranja…). Luego con la ayuda de una manga pastelera cubre la superficie de tus galletas. ¡Y listas para disfrutar!