Entradas

¿Una plataforma de entretenimiento? ¿Una red social? ¿Un pasatiempo? Seguramente, Youtube fue la primera creación de la denominada Web 2.0 que triunfó entre el público a nivel mundial y masivo. Antes de Facebook y Twitter ya existía Youtube, conviviendo con los chats y los foros en una red paleolítica. El triunfo de Youtube reside en su versatilidad y a haber sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Donde otras fracasaron como Fotolog y Twenty, Youtube supo exprimir su cuota de mercado. Te hablamos de Youtube y sus nuevas formas de entretenimiento.

¿Qué es Youtube?

Por si queda alguien que aún no lo sepa (lo dudamos) Youtube es una plataforma de vídeos con una frontera poco clara respecto a lo que sería una red social. Se puede interactuar, se puede comentar, es posible colgar tus propios vídeos, pero tiene más de portal que de red.

Youtube nació en 2005 y fue creado por 3 amigos que se conocieron trabajando en PayPal. Tan solo un año después lo adquirió Google por 1.650 millones de dólares. Su funcionamiento es de lo más sencillo, permite a sus usuarios subir y visualizar vídeos a través de un reproductor online basado en Flash. Lo que más atrae es la facilidad para ver vídeos en streaming, sin necesidad de descargar los archivos.

Las nuevas formas de entretenimiento

La plataforma de vídeos en streaming por excelencia permite un entretenimiento 24/7 y de 360 grados. ¿Por qué? Permite satisfacer al usuario desde diferentes perspectivas, no exclusivamente con las que tienen que ver con el ocio. A los vídeos musicales, programas de T.V y radio se le suman otro tipo de vídeos y tutoriales que nos muestran cómo aprender a tocar un tema con la guitarra, preparar un examen de ciencias o elaborar un postre, por ejemplo.

La transversalidad y la reinvención son las apuestas ganadoras de Youtube, que han conseguido ofrecer nuevas formas de entretenimiento, sobre todo para los más jóvenes, un público muy segmentado. No a todos los adolescentes les interesan las mismas cosas y los medios tradicionales como la televisión no incluyen en sus parrillas opciones personalizadas. Todo es muy genérico y uniforme.

En Youtube los jóvenes encuentran lo que no les ofrecen los mass media tradicionales. Hablamos de nuevos hábitos de consumo que han provocado que las nuevas generaciones adopten otras costumbres.

Youtube será recordado como uno de los grandes fenómenos sociales del siglo XXI: Ha revolucionado internet y nuestra manera de comunicarnos en la red. Seguramente fue la primera piedra para edificar todo el entramado de redes sociales que existen en la actualidad o que existieron. Un fenómeno que ha permitido el nacimiento de una nueva profesión: La de youtuber, algo que también ha llegado al público más joven. Repasamos el fenómeno de los niños youtubers. ¿Deben ganar dineros los niños haciendo vídeos en Youtube?

 

Los niños prodigio de Youtube

 

El término “niño prodigio” comenzó a utilizarse para referirse a esos niños que a edades muy tempranas alcanzaban la fama y se convertían en fenómenos de masas, casi siempre en disciplinas relacionadas con las artes escénicas: Niños cantores, niños actores y ahora también, niños youtubers.

 

Muchos se llevan las manos a la cabeza con este nuevo fenómeno que arrasa en internet, pero los expertos apuntan que no es nada nuevo: Adultos que, en muchos casos, utilizan a los menores para lucrarse. Es algo que sigue ocurriendo en el cine y en la televisión pero que se ha visto multiplicado por el efecto internet.

 

Los expertos, psicólogos, pedagogos y profesores, reconocen que el manejo de las nuevas tecnologías y el aprendizaje de actividades relacionadas con la edición de vídeo, generación de contenidos y otras cuestiones audiovisuales mejoran las competencias digitales de los más pequeños y pueden ser un punto de encuentro para niños con intereses parecidos. El problema lo encontramos cuando este tipo de vídeos exponen públicamente cuestiones que deberían pertenecer a la intimidad de los menores y cuando se comercializa su imagen y se gana dinero con ello.

 

Los casos más polémicos de niños youtubers

 

Hasta ahora el fenómeno de los niños youtubers se ha dividido entre los que defienden el derecho de las familias de los peques y de los propios niños a exponer contenidos con los que se divierten en el popular canal y aquellos que ven una sobreexposición de la intimidad de los menores con la consecuente rentabilidad económica para los progenitores.

 

La ONG Save the children ha dado un paso más allá y ha denunciado junto al exdefensor del menor de la Comunidad de Madrid, Javier Urra, el canal de Youtube “Las ratitas”, que cuenta con 11 millones de suscriptores y cuyas protagonistas son dos niñas de 6 y 7 años. También el Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC) ha exigido a la Fiscalía de Barcelona iniciar una investigación sobre el canal en el que las pequeñas promocionan marcas de productos y reproducen estereotipos de género, anuncian maquillajes, cosen, cocinan y juegan con muñecos de bebé.

 

Habrá que esperar para ver si la justicia decide actuar e investigar este canal y si esta decisión podría sentar un precedente y significar el fin del lucro que se practica con los niños youtubers.