Entradas

Los peques de la casa ya disfrutan de sus vacaciones de Semana Santa en muchas comunidades autónomas, en otras lo harán la semana que viene. En cualquier caso, es tiempo de pascua y de huevos decorados. Te damos algunas ideas para pasar una divertida tarde con los peques decorando no solo huevos, también otros objetos típicos de la Pascua.

 

El origen de una tradición ancestral

 

El origen de la tradición por la que se decoran huevos de Pascua y luego deben salir a buscarse no está muy claro. Pero la teoría más extendida tiene que ver con razones religiosas, el cristianismo prohibía el consumo de huevos durante la cuaresma, por eso los fieles comenzaron a recolectar huevos, decorarlos y esperaban al domingo de resurrección para consumirlos.

 

¿Cómo se llegó a la tradición de los huevos de chocolate? Eso sí que es un misterio, pero te contamos cómo crear 5 adornos de Pascua con huevos auténticos, y otros que no tanto, con los peques de la casa:

 

  1. Huevos de lana. Solo necesitarás lana de los colores que más te gusten, algunos globos y cola blanca. Infla un globo y rodéalo con la lana elegida bien empapada en cola blanca. Puedes crear rombos, rodearlo sin dejar un solo hueco… Deja volar tu imaginación y déjalo secar. Después pincha el globo y disfruta de unos huevos decorativos de lo más estilosos.
  2. Huevos decorados. Lo más típico de estas fechas, solo necesitarás unos cuantos huevos cocidos, rotuladores POSCA y algo de imaginación. Si se te da bien dibujar lo tendrás bastante fácil pero siempre puedes descargarte de internet algunas plantillas para crear diseños perfectos. Aunque los peques disfrutan dando rienda suelta a su imaginación y creando dibujos imposibles. Si quieres darle un toque diferente, anota esta idea: Pinta del color que más te guste los huevos, de manera uniforme y luego añade, si te apetece, un par de ojos, una boca… Dibuja hojas en una cartulina verde, recórtalas y engánchalas una a una en vertical en la parte superior del huevo creando el efecto de una piña tropical. ¡Seguro que a los peques les encantará!
  3. Huevos 3D. Esta manualidad les encantará a los más creativos de la casa. Necesitarás papel decorativo o papel de scrap de los diseños y colores que más te gusten, una grapadora y tijeras. Dibuja sobre el papel la forma ovalada de varios huevos, recórtalos, júntalos uno encima del otro y dóblalos a la vez. Haz lo mismo con varios diseños y grápalos para crear un auténtico huevo 3D.
  4. Conejitos de Pascua. Seguramente es la decoración de Pascua más sencilla, necesitas una huevera que recortarás de forma individual para cada cavidad en la que se coloca un huevo. Le das la vuelta, dibujas los ojos, la nariz y la boca de un conejo y luego recorta en una cartulina dos orejas que engancharás a la huevera formando las orejas de conejito. ¡Y listo!
  5. Conejitos de cartón. Esta manualidad es todavía más fácil que la anterior, solo necesitarás platos de cartón y rotuladores POSCA. También puedes comprarlos con diseños. Después recorta por la mitad otro plato, y engancha las dos partes sobre el plato principal a modo de orejitas. Dibuja ojos, boca y nariz y conejito de cartón decorativo listo.

 

La tradición de regalar huevos de Pascua se remonta a la época precristiana. Se encontraron huevos de avestruz pintados en tumbas sumerias y egipcias. Aunque se le relacione estrechamente a la Cuaresma, no hace falta ser cristiano o una persona religiosa para poder disfrutar del arte de la decoración de huevos de Pascua. Además, esta tradición de regalar huevos continúa en muchos países y familias del mundo.

No existe un estándar único o norma definida para pintarlos. Cada cultura desarrolló su propio modo de disfrutar esta tradición, convirtiendo estos huevos en simbólicas piezas de arte. Disfruta con estos consejos para poder elaborar tus propios huevos de Pascua y regalar a tus familiares y amigos.

Preparativos para hacer huevos de Pascua

El primer paso antes de decorar los huevos es elegir aquellos que sean uniformes de tamaño para empezar con el vaciado. Aunque por la fragilidad de la cáscara de huevo puede parecer complicado, lo cierto es que es mucho más sencillo de lo que parece. Ten paciencia, cierta pericia y un alfiler para hacer dos agujeros, uno en cada extremo del huevo.

A través de estos dos agujeros, vaciaremos el huevo. La clara es sencilla de extraer, pero para la yema necesitaremos más ayuda. La podemos romper con el alfiler con que hemos agujereado el huevo. Después solo tenemos que soplar de manera suave para vaciar completamente el huevo.

Una vez está vacío, se recomienda lavarlo por dentro. Lo más fácil y sencillo es sujetándolo debajo del grifo. Si la intención es que los huevos duren en el tiempo, se recomienda lavarlos de una manera especial. Un preparado de agua y alcohol es suficiente para eliminar cualquier resto que pueda pudrirlo a medio plazo.

Cómo decorar huevos de Pascua

Una vez tenemos la base preparada, llega la hora de decorarlos. Coloca el huevo sobre un soporte, lo ideal es una huevera, que nos permita pintar una mitad y después rematar la otra.

Os recomendamos utilizar rotuladores POSCA, por su amplia variedad de colores y de medidas de las puntas. Puedes encontrar desde los más finos (0,7 mm), ideales para perfilar y delinear, hasta los más gruesos (15 mm) para realizar trazos más gordos. Además, su pintura especial te permite dibujar sin miedo a que la pintura se corra. A continuación, te dejamos unos ejemplos de cómo podrías decorar tus huevos de Pascua para impresionar a todos tus invitados.

Ahora sólo tienes que decidir qué tipo de dibujo es el que quieres hacer y escoger entre toda la gama que ofrece Posca. ¡Deja volar la imaginación!