Entradas

Como hemos visto en diferentes entradas de este blog, la forma como escribimos dice muchos de nosotros mismos. La grafología es la ciencia que se encarga de decirnos qué dice sobre nuestra personalidad la forma como trazamos los caracteres cuando escribimos. En esta ocasión vamos a ver cuál es el significado de poner los puntos sobre las íes y dónde los ponemos.

Cómo se interpreta en grafología poner los puntos sobre las íes

La letra i es una de las que se considera más significativas de la zona media de la escritura y, a pesar de ser minúsculo, su punto tiene mucha importancia porque refleja la memoria, la precisión, la atención y la concentración que ponemos en aquello que llevamos a cabo. La interpretación de los puntos sobre la i guarda mucha relación con los puntos sobre la j.

Los expertos no acostumbran a considerar positivo, apriorísticamente, analizar los puntos sobre la letra i de forma aislada. Son partidarias de analizar la grafía y el punto en conjunto. No obstante, en este artículo, que pretende ser sólo una aproximación, vamos a abordar el significado de

Qué significa poner los puntos sobre las íes

En el título de este post hemos jugado con la expresión “poner los puntos sobre las íes”. Ésta significa dejar las cosas claras o concretas algún tema sin dejar lugar a dudas sobre la intención. Esta expresión viene de muchos años atrás cuando no era obligatorio poner puntos en la letra i y era muy común confundirla con la letra u. Fue para evitar confusos que se acordó poner un punto o acento en la letra i. De ahí que se consideren los puntos sobre las íes perfeccionistas y minuciosos.

A nivel de grafología, no poner los puntos sobre las íes se considera sinónimo de distracción, falta de atención, olvido, desinterés, falta de sentido crítico, con tendencia a olvidar las obligaciones, falta de orden, etc.

Qué significa poner los puntos sobre las íes

Hay diferentes elementos que indicen en la interpretación de los puntos de las íes: el grado de altura, la presión al escribir, el grado de avance (es decir, si el punto está centrado, a la derecha o a la izquierda del palo de la letra) y la forma.

En lo referente a la presión encontramos los siguientes:

  • Puntos de presión normal: simpleza, rectitud, poco materialismo y racionalismo.
  • Punto grueso: persona vital sensual, materialista y enérgica.
  • Punto con presión firme: persona realista y práctica.
  • Punto pequeño y con poca fuerza: persona con tendencia al desánimo y la depresión.

En lo que se refiere a la altura:

  • Punto alto: Persona con tendencia al idealismo y poco contacto con la realidad, espiritual y con predominio de la esfera intelectual.
  • Punto a altura normal: Estas personas acostumbran a tener un buen equilibrio entre lo espiritual y lo material.
  • Punto bajo: Si estos puntos son precisos nos acostumbramos a encontrar con personas humildes, obedientes, con sentido común, materialistas y sensuales.

Relativo a la ubicación:

  • Punto a la izquierda: Persona tímida, introvertida, indecisa, melancólica, pesimista, con temor a lo desconocido y con incapacidad para la improvisación.
  • Punto en el centro: Persona con atención precisa, orden mental, exactitud, puntualidad, autocontrol, prudencia, practicidad, etc.
  • Punto a la derecha: Persona decidida, apasionada, con ambición para prosperar y alcanzar metas, imaginativa, intuitiva, de pensamiento rápido, sin planificación previa, etc.

¿Qué significan los puntos en forma de círculo? Se ha hablado mucho sobre que las personas que escriben el punto de la letra i en forma de redonda, no de punto, son muy egocentristas. Y parece que la grafología así lo indica. Se refiere a este tipo de personas como esnobs, pedantes, egocéntricas y extravagantes.

Acaba de arrancar el curso escolar y, como el tiempo pasa volando, pronto vendrán, también, los exámenes. En este artículo vamos a ver a cómo usar los colores para estudiar, ya que un buen uso nos puede llevar a tener unos mejores resultados.

A la hora de estudiar, no obstante, no sólo son importantes los colores que usamos para realizar esquemas, tomar apuntes o subrayar, también tiene incidencia, según los expertos, los colores de la habitación o estancia en la que estudiamos.

Cómo usar los colores para estudiar

Colores de la habitación

Se recomienda que el entorno del estudiante sea un color suave, preferiblemente verde o azul, porque éstos nos brindan tranquilidad y, obviamente, ésta tiene repercusión positiva en la concentración.

Otro truco que acostumbran a dar los expertos en la materia es, siempre y cuando la mesa de estudio no esté en la pared opuesta a la ventana, pintar dicha pared del mismo color que la habitación pero de un tono más subido o vivo. Esta medida nos permite un contraste mayor con los tonos claros y, sobre todo, con los blancos, que es el color del que son la gran mayoría de libros y materiales de estudio.

Colores para estudiar en papel

A la hora de estudiar, sobre todo cuando tenemos que trabajar con textos muy largos, es recomendable subrayar y tomar notas para memorizar con mayor facilidad. Y los colores con los que lo hacemos no son gratuitos porque nos pueden ayudar a conseguir mejores resultados.

Qué colores usar para subrayar

Si subrayamos en lápiz o bolígrafo, el color más adecuado es el rojo porque es el que mejor memoriza nuestro cerebro. Pero no es un color del que se deba abusar; es aconsejable usarlo únicamente en palabras muy concretas que den sentido al texto. También se recomienda para marcar aquellas palabras que, por el motivo que sea, nos cueste memorizar.

Otro color que el cerebro generalmente también recuerda muy bien es el azul. Es aconsejable usar un bolígrafo de color azul siempre que la tinta del material o libro que vamos a subrayar sea negra. El azul también nos puede servir para añadir notas que nos ayuden a dar un significado contextual o explicativo que nos sirva a aquello que estamos estudiando.

Los subrayadores o marcadores de colores flúor también son de gran utilidad para indicarle a nuestro cerebro dónde se encuentra lo más importante de un texto y, por ende, donde debemos fijar nuestra atención. Podemos usar, en función de nuestras preferencias, cualquier color, pero es importante que no lo subrayemos todo porque entonces habremos perdido la esencia.

También se aconseja usar el mismo color para el mismo elemento o tema porque, de esta manera, hacemos una asociación que nos hace más fácil la asociación y, por tanto, el recordatorio.

Existe una famosa leyenda urbana que dice que Estados Unidos se gastó un millón de dólares en un bolígrafo que fuera capaz de escribir con gravedad cero mientras que los rusos usaban lápices infinitamente más baratos. ¿Qué hay de cierto en la historia del boli de la NASA?

¿En qué consiste el mito del boli de la NASA de un millón de dólares?

Es una cadena que se ha distribuido a lo largo de la historia por diferentes medios que contemplan desde los medios de comunicación tradicionales hasta las redes sociales. El relato, según el diario El País, es más o menos este:

Cuando la NASA empezó a enviar astronautas al espacio, se dio cuenta de que los bolígrafos no funcionaban en ausencia de gravedad.
Tras invertir varios millones de euros y dos años de pruebas, la agencia espacial desarrolló un boli que podía escribir en el espacio, bocabajo, en casi cualquier superficie y a temperaturas que iban de los -80 a los 65 grados Celsius.
Cuando se enfrentaron al mismo problema, los rusos usaron un lápiz”.

¿De dónde surge la leyenda del boli de la NASA?

En los años 60 tanto los astronautas rusos como los estadounidenses usaban lápices en sus viajes al espacio. Pero un hubo un escándalo cuando la opinión pública supo que los astronautas norte americanos habían estaban usando lápices que costaban alrededor de 130 dólares la unidad. Habían comprado 34 lápices y la factura subía alrededor de 4400 dólares.

Evidentemente estos no eran lápices al uso. Eran muy ligeros, resistentes y preparados para ser usados con el traje de astronauta. Pero estas explicaciones no sirvieron de mucho a la opinión pública, sobre todo porque a bordo también iban 4 lápices normales que costaron un total de 49 centavos.

Es cierto, que según los expertos los lápices normales no son aptos para los viajes al espacio porque las puntas se pueden romper y, al estar sin gravedad, pueden impactar contra los astronautas y dañarlos. Además, son inflamables; algo que, evidentemente, se quiere evitar en una nave espacial; sobre todo tras el incendio del Apolo 1. Estos los lápices no eran, por tanto, la solución.

¿Quién fabricó el boli de un millón de euros?

El bolígrafo que se llevó al espacio fue fabricado por la Fisher Pen Company. Paul Fisher vio, en la polémica de los lápices, una oportunidad para hacer un bolígrafo que se pudiera llevar al espacio. Lo hizo por su cuenta, sin consultar a la NASA, con la única pretensión de obtener publicidad a cambio.

El desarrollo de este bolígrafo costó un millón de dólares. Pero el coste corrió a cargo de la empresa, en ningún caso del contribuyente, tal como afirma la leyenda urbana. Es de aquí de donde procede la leyenda.

La compañía le presentó el bolígrafo a la NASA en año 1967, que, tras probarlo compró 400 unidades. El coste de cada bolígrafo fue muy inferior al de los 34 lápices comprados: su precio osciló entre los 1,98 y los 2,39 dólares en función de la fuente consultada.

Los rusos también adquirieron 100 unidades del Space Pen de la Fisher Pen Company y 1000 recambios. Con lo que también queda desmentido que los rusos sólo llevaron lápices en sus expediciones espaciales.

¿Qué características tiene el space pen?

El Space Pen (también conocido como el Zero Gravity Pen) es un bolígrafo que emplea cartuchos de tinta presurizados y se afirma que puede escribir en ingravidez, bajo el agua, en cualquier ángulo y a temperaturas extremas.

Es así porque su cartucho está a presión, que es lo que empuja la tinta en lugar de la gravedad. Además, la tinta es un gel hasta y es la bola la que lo convierte en fluido para escribir.

Desde el 4 de setiembre se puede ver en televisión este spot de promoción del bolígrafo Uni-ball AIR. Se puede ver en las franjas de máxima audiencia en las cadenas del grupo Mediaset (Telecinco, Cuatro, Divinity, etc.).

La vuelta al cole del curso escolar 2017-2018 está a la vuelta de la esquina. Es hora de empezar a forrar los libros y preparar la mochila para volver a las aulas con ilusiones y ganas renovadas. ¿Pero qué material escolar para la vuelta al cole necesita tú hijo?

Es habitual que los colegios proporcionen a los padres una lista con el material escolar que sus hijos van a necesitar durante todo el curso. En ésta vienen apunados desde los libros de texto de las diferentes materias, las libretas, los libros de lectura obligatorios, los bolígrafos, etc. En algunas ocasiones incluso nos indica qué ropa deportiva tendrán que usar los pequeños o qué instrumento tendrán que llevar a clase de música.

Pero, en caso de no tenerla, a continuación te dejamos una lista del material escolar para la vueta al cole que tus hijos van a necesitar en función de su edad.

Material escolar para la vuelta al cole en función de la edad

Material para prescolar. De los 0 a los 6 años

Esta etapa suele estar muy centrada en el aprendizaje a través de las manualidades y los libros de texto tienen menos peso que en otras. El material escolar que, normalmente, los niños deben incluir en sus mochilas es:

  • Pinturas
  • Rotuladores
  • Tijeras
  • Plastilina
  • Pegamento
  • Bata

Material para Primaria. De los 7 a los 12 años

Habitualmente, en este período escolar los niños y niñas suelen tener un libro para cada asignatura y un cuaderno para realizar los ejercicios. Los materiales para realizar manualidades se siguen utilizando en las clases. La lista en etapa es bastante larga:

  • Libros de texto por cada asignatura (Hay colegios que están sustituyéndolos los libros físicos por libros digitales).
  • Cuadernos para realizar los ejercicios
  • Libros de lectura obligatorios
  • Materiales para manualidades (pegamento, tijeras, pinturas, etc.)
  • Calculadora
  • Regla, escuadra, cartabón, trasportador de ángulos y compás
  • Blocs de dibujo
  • Bolígrafos, subrayadores, correctores, etc.
  • Diccionarios

Material para la ESO y Bachillerato. De los 12 hasta los 18 años

En estas últimas etapas los chavales siguen teniendo como material principal los libros de texto de cada curso y siguen usando los cuadernos para realizar ejercicios y tomar apuntes de las clases. Pero en esta etapa la enseñanza es más especializada y también necesitan otros materiales de apoyo para las clases de matemáticas, arte, geografía, informática o lenguas. La lista de sus necesidades sería aproximadamente ésta:

  • Libros de texto por cada materia (En esta etapa hay colegios e institutos que optan por los libros digitales)
  • Cuadernos de apuntes y ejercicios
  • Diccionarios
  • Libros de lectura obligatorios
  • Calculadora
  • Regla, escuadra, cartabón, transportador de ángulos
  • Blocs de dibujo, colores, carboncillos, etc. para clase de dibujo y de arte
  • Bolígrafos, subrayadores, correctores, etc.

Como ya hemos visto en artículos anteriores, nuestra escritura dice mucho de nosotros: la inclinación de la letra, la opresión que ejercemos al escribir, etc. pueden decir mucho sobre nuestra personalidad y temperamento. En este artículo vamos a ver qué es lo que el color que elegimos para escribir puede decir sobre nosotros.

Para poder determinarlo nos podemos basar en el color que se usa habitualmente o en la elección libre entre varios colores a la hora de escribir un texto. Grafológicamente, esta elección o hábito nos puede indicar datos sobre el comportamiento emotivo, afectivo, laboral, intelectual, etc.

Entre los colores más utilizados en la escritura, porque son los comunes y aceptados, están: el azul, el negro, el rojo y el verde.

Qué revela sobre nosotros el color que elegimos para escribir

Escritura con tinta azul

El uso del color azul se asocia tradicionalmente la estabilidad y la profundidad. Es un color ligado a la calma, a la tranquilidad, a la consciencia a la sabiduría y a la inteligencia que representa la verdad la lealtad y la confianza.

Así que, por norma general, podemos decir que quien elige el color azul es una persona estable, buena amiga, tradicional, inteligente, racional y pausada.

Escritura con tinta negra

El color negro simboliza la elegancia, el poder, la muerte, la formalidad y el misterio. Es, por tradición, el color más enigmático y se asocia a lo desconocido y al miedo. El negro representa intransigencia, autoridad y fortaleza. Pero también se asocia la seriedad y al prestigio.

Las personas que se decantan por el color negro acostumbran a tomarse la vida muy en serio. Son, además, a pesar de no actuar como líderes, grandes organizadores. Son personas dotadas de una gran energía, que se dedican en cuerpo y alma a todo lo que deciden emprender.

La tendencia al pesimismo puede ser una constante en estas personas. Su fuerza, por paradójico que pueda parecer a veces, se les puede volver en contra y el exceso de empuje los puede llegar a debilitar y hacerse desviar sus metas. La mejor forma de contrarrestar esta actitud y de lograr su equilibrio es trabajar sobre esa intransigencia y, sobre todo, aprender a delegar.

Escritura con tinta roja

El color rojo, el más intenso a nivel emocional, es el de la sangre, el del fuego, la guerra, la energía, la determinación, la fortaleza, el deseo, la pasión y el amor. La preferencia por la escritura con este color revela que se trata de una persona amante de las aventuras que gusta de vivir intensamente.

Son líderes naturales que en la intimidad pueden cuestionarse decisiones tomadas de forma intuitiva e impulsiva. Son, también, personas creativas y dinámicas que ponen en juego sus fuerzas para lograr sus objetivos. Acostumbran a tener, tendencia a la agresividad y don de mando.

Escritura con tinta verde

El verde, el color más presente en la naturaleza, representa crecimiento, armonía, fertilidad, exuberancia y frescura. A nivel emocional tiene una fuerte relación con la seguridad. Es un color que también sugiere resistencia y estabilidad.

Las personas que eligen tinta de este color acostumbran a ser joviales y a estar abiertas a nuevas ideas. Le dan, también, un gran valor a su libertad y pueden mostrar cierta predisposición a escapar de las responsabilidades diarias. Es importante que controlen la tendencia a la pasividad que tienen.

¿Cuántas veces te has sorprendido a ti mismo con un bolígrafo en la boca? Es común que mientras leemos o pensamos el bolígrafo acabe en contacto con nuestros labios o y/o dientes. Y la pregunta es: ¿entraña algún peligro para la salud?¿Cuáles son los verdaderos peligros de chupar o morder bolígrafos?

Peligros de chupar o morder bolígrafos desde el punto de vista microbiológico

Según una entrevista concedida al diario ABC por Víctor Jiménez, Profesor de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid, cualquier objeto que nos llevemos a la boca puede ser peligroso.

Tenemos que tener en cuenta que cada vez que dos personas se dan un beso en la boca están compartiendo 700 especies de bacterias que pueden vivir en nuestra boca. Son, por tanto, muchos más los que hay en un bolígrafo que, en muchos casos, pasa de mano en mano.

También podemos pensar, a priori, que puede ser un factor de riesgo que se caiga al suelo. Pero, según Jiménez, tampoco es determinante porque para que se produzca una infección pueden ser necesarias seis bacterias o 4.000 porque todo depende del microorganismo.

De hecho se considera que en el cuerpo humano hay más bacterias que células humanas. Y la proporción se establece en diez a uno. Cabe destacar que la función de estas bacterias es crucial en procesos como la digestión, la inmunidad y el crecimiento.

Anabel López, profesora de Microbiología de la Universidad Autónoma de Madrid, declaraba al mismo periódico que es muy difícil que se produzca una infección chupando un bolígrafo porque en éste es muy probable que encontremos las mismas bacterias que hay en nuestra piel. Al hilo de esta afirmación, la profesora también destaca que el exceso de medidas de higiene puede ser una de las causas de que cada vez hay más alergias.

Peligros de chupar o morder bolígrafos desde el punto de vista de los componentes del bolígrafo

Los fabricantes de bolígrafos y rollers siguen medidas para evitar el peligro de asfixia y reducir la toxicidad. En este sentido, tanto la tinta como los plásticos están hechos siguiendo la normativa EN 713. Ésta limita la cantidad de metales y otras sustancias peligrosas que podrían ser perjudiciales para el cuerpo si se chupa o muerde un bolígrafo.

También hay otra normativa, esta conocida como UNE 11540, que tiene el objetivo de limitar el peligro se asfixia en caso de ingerir un capuchón accidentalmente. Para limitarlo lo que se hace es perforar un extremo o no exceder un diámetro que se considera de peligro.

Otros peligros de chupar o morder bolígrafos

Cuando nos referimos a los peligros de morder bolígrafos no debemos pasar por alto que, al tratarse de una superficie dura no pensada para ser mordida, puede ser ampliamente perjudicial para nuestra dentadura.

¿Tiendes a escribir inclinado hacia la derecha? ¿O lo haces hacia la izquierda? Como hemos visto en anteriores artículos, la forma cómo escribimos dice mucho de nosotros mismos y la inclinación de la letra no iba a ser una excepción. A continuación te contamos cómo se interpreta en grafología.

Qué significado tiene la inclinación de la letra

Con la inclinación de escritura sucede algo similar a lo que sucede con la postura de nuestro cuerpo cuando nos encontramos con otra persona. Cuando nos encontramos con alguien que nos gusta la tendencia de nuestro cuerpo es a ir hacia delante para establecer contacto. Por el contrario, cuando nos encontramos con una persona que no es de nuestro agrado o no la conocemos, acostumbramos a mantener nuestra postura en vertical o, incuso, echarnos hacia atrás.

Es por ello que uno de los puntos que más y mejor se observa en la inclinación de la letra es el interés social. Y también guarda una relación muy estrecha con la extroversión y la introversión; la necesidad de la presencia de los otros en nuestras vidas; el control de las emociones y la lealtad.

Escritura inclinada hacia la derecha

La escritura inclinada hacia la derecha, también conocida como dextrógira, suele corresponder a personas con las siguientes características:

  • Extroversión.
  • Objetividad.
  • Sociabilidad.
  • Expresividad.
  • Comunicatividad.
  • Espontaneidad.
  • Necesidad de los demás.

En los casos en los que la escritura está muy inclinada, nos podemos encontrar ante personas irritables, resentidas y con tendencia a dramatizar los sentimientos y emociones y a perder los nervios.

Y en los casos de letras moderadamente inclinadas, amables, simpáticas, convencionales, con capacidad de adaptación a la rutina y un buen equilibrio entre emoción y razón.

Escritura recta o vertical

Cuando la letra no se inclina hacia la derecha ni hacia la izquierda, la grafología considera que las personas que la escriben tienen todas o algunas de las siguientes características:

  • Control de uno mismo.
  • Cautela.
  • Desconfianza.
  • Indiferencia.
  • Tendencia a la introversión.
  • Orgullo.
  • Ocultación de ciertos sentimientos como el de culpa o los complejos.
  • Carácter constante.

Escritura inclinada hacia la izquierda

La escritura inclinada hacia la izquierda, también conocida como siniestrógira o invertida, son, para la grafología, personas que pueden tener las siguientes características:

  • Subjetividad.
  • Narcisismo.
  • Falta de confianza en sí mismos.
  • Falta de expectativas en su contacto con otras personas.
  • Temor al fracaso.

Los niños, a través del dibujo, e incluso de los garabatos, expresan muchos rasgos que forman parte de su personalidad como sus miedos y emociones. En este artículo vamos a dar algunas claves para interpretar los dibujos de los niños.

No obstante, queremos dejar claro que son claves meramente orientativas surgidas del consenso de los especialistas en la materia pero en ningún caso pretenden ni pueden sustituir a un especialista, que es a quien se debe consultar en caso de tener alguna duda sobre el comportamiento de los más pequeños.

Claves para interpretar los dibujos de los niños

El trazo

Como hemos visto en otros artículos, la presión que ejercemos cuando dibujamos y escribimos puede decir mucho sobre nosotros.

Un trazo continúo y firme puede indicar que nos encontramos ante un niño seguro que sí mismo. Un trazo excesivamente fuerte puede denotar agresividad. Un trazo tembloroso e incierto nos puede estar indicando que estamos ante un niño inseguro que necesita la aprobación de los demás, muy especialmente de los adultos.

La ubicación del dibujo

La ubicación del dibujo también es significativa a la hora de interpretar los dibujos de los niños. Hay diversas teorías, pero, en general, se conviene que lo que se dibuja en la parte inferior del papel está relacionado con las necesidades materiales y físicas. En la parte superior, todo lo relacionado con la mente, la creatividad y la curiosidad.

En la parte izquierda, pensamientos del pasado y en la derecha, del futuro. Si el dibujo está en el centro de la superficie se considera que representa el momento actual.

Los colores utilizados

Los colores tienen un significado:

  • Azul: se asocia a la tranquilidad y la paz.
  • Negro: es la representación del inconsciente.
  • Rojo: es un color que tiene implícita la actividad.
  • Verde: va ligado a la sensibilidad, la intuición y la madurez.
  • Amarillo: a este color van ligados la felicidad y la alegría de vivir.
  • Naranja: suele representar a la impaciencia y la necesidad de contacto social.

Los especialistas también indican que, en general, los niños y niñas que usan muchos colores están trasmitiendo sus ganas de vivir y también motivación y curiosidad. Mientras que, por el contrario, un dibujo con pocos colores puede indicar falta de éstas y pereza.

El bolígrafo, en sus múltiples presentaciones, forma parte de nuestra vida cotidiana. Pero, ¿te has preguntado alguna vez en qué año se inventó? ¿Quién fue su inventor? ¿Qué le llevó a sentir la necesidad de inventarlo? En este artículo, en el que esperamos descubrirte muchas cosas, vamos a explicar las curiosidades de la historia del bolígrafo.

Curiosidades de la historia del bolígrafo

El inventor del bolígrafo

El inventor del bolígrafo se llama Ladislao Biro y el próximo mes de setiembre hará 118 años de su nacimiento. Este periodista de origen húngaro no sólo inventó el bolígrafo, tiene en su haber 32 inventos más entre los que podemos destacar: una máquina para lavar ropa, un sistema de cambios de marchas para automóviles, un vehículo electromagnético, un termógrafo clínico, etc.

Pero fue el bolígrafo el más popular de todos sus inventos.

Cómo se inventó el bolígrafo

Biro estaba harto de que la pluma, en demasiadas ocasiones, se le atascara a mitad de un reportaje y de los borrones de tinta y pensaba sin parar en inventar un utensilio de escritura que no tuviese estos inconvenientes y se puso a trabajar en ello junto con su hermano.

Pero no fue hasta que no vio unos niños jugando en el parque cuando tuvo la idea que dio pie al bolígrafo tal como lo conocemos hoy en día. Había un charco y observo el trazo que dejaba la pelota cuando salía de éste. Fue a partir de esta idea que empezó a trabajar en la bola como eje conductor de la tinta en el bolígrafo.

Otras curiosidades de la historia del bolígrafo

  • Fue el ex presidente de Argentina Agustín Pedro el que vio a Biro tomar notas con su prototipo de bolígrafo y se interesó en éste. Años después nuestro querido inventor se instaló en Buenos Aires y creó la compañía que se encargó de lanzar su invento al mercado bajo el nombre de Birome.
  • Biro presentó también el prototipo en Hungría y Francia pero no lo llegó a comercializar porque pensaba que no iba a tener éxito.
  • Cuando se empezó a comercializar, su precio rondaba los 100 dólares y se vendía como un juguete. En la actualidad existen infinidad de tipos y modelos y la gran mayoría están al alcance de todos los bolsillos.