Entradas

Estos días hemos tenido mucho tiempo para pensar y valorar y una de las cosas que más de uno quiere hacerse cuando esto pase es un tatuaje. Para algunos no será el primero, pero para otros sí y hay cosas importantes que debes saber antes de hacerte un tatuaje.

¿Qué debes saber antes de hacerte un tatuaje?

¿Por qué te quieres tatuar?

Piensa en el motivo por el cual quieres tatuarte. Por supuesto, no es necesario que tengas un millón de razones para tatuarte, pero si debes tenerlo lo suficientemente para saber que en unos años no te arrepentirás de llevar en tu piel el nombre de la que ya es no es tu mejor amiga de tu ex, por ejemplo.

Si tienes dudas, no te lo hagas todavía. Tu seguridad tiene que estar al 200%.

¿Dónde te lo quieres hacer?

Una vez hayas decidido lo que te vayas a tatuar, llega el momento de elegir en qué zona del cuerpo te lo vas a hacer. Para ello es importante que tengas en cuenta:
¿Lo quieres grande o pequeño?
¿Quieres que esté que se vea o que esté escondido?
¿Lo vas a querer ampliar con más?

¿Cómo escoger o estudio o tatuador?

Esta decisión es muy importante. Si no conoces ningún sitio de confianza te recomendamos investigar preguntando a tus amigas o amigos que ya se hayan tatuado, mirar reseñas de diferentes sitios a través de internet e infórmate bien antes de decidirte por un sitio. Piensa que, como siempre, lo barato puede salirte muy muy caro, porque si no cumplen las normas de seguridad o te hacen un mal trabajo no te lo podrás quitar fácilmente.

Prepárate para “sufrir”

Un tatuaje no es como hacerse una manicura o ir a la peluquería. Un tatuador introduce tinta en la piel a través de agujas o de una máquina eléctrica. Estas agujas penetran la piel entre 80 y 150 veces por segundo. Y, por supuesto, va a doler.

¿Cuánto? Depende de la tolerancia al dolor de cada uno. Algunos lo encuentran muy doloroso, otros simplemente molesto o irritante. Una buena descripción es que se siente como una intensa rascada en la piel.

Cuidado del tatuaje

Al salir del estudio de tatuaje, tenemos un vendaje, que normalmente es un film transparente, puesto sobre la zona de nuestro nuevo tatuaje. Previamente al vendado, el tatuador nos ha limpiado la zona y nos ha aplicado una pomada antibacteriana para evitar posibles infecciones. Este apósito debe estar tapando el tatuaje un mínimo de 2 horas, a partir de las dos horas se cura por primera vez con agua tibia y jabón neutro lavamos el tatuaje y se aplica la pomada que nos haya recomendado el tatuador.

Bonus track

Siempre hay que tener en cuenta que la edad mínima que, por ley, se exige para poder hacerlo sin necesidad de una autorización de padre, madre o tutor legal. Esta autorización se requerirá siempre para menores de 18 años en España, y un mínimo de 16 bajo esta concesión firmada.

Algo que tampoco puedes perder de vista son las alergias. Antes de tatuarte deben hacerte las pruebas pertinentes para asegurar que no tienes ninguna.

¿Sabías que los rotuladores Posca contienen pintura y no tinta? Somos muchos los que no distinguimos la diferencia entre la tinta y la pintura, pero ésta existe y en este artículo vamos a explicarte en qué consiste. ¡No te acostarás sin saber una cosa más!

¿Podemos decir que es lo mismo la tinta y la pintura?

Tanto la pintura como la tinta funcionan como agentes de color, pero su diferencia básica y primordial es que la pintura da protección de color en superficies como techo, paredes, cerámica, etc. La tinta, por lo contrario, se usa, en el ámbito del diseño y, también del arte, en la impresión. Además, de obviamente, para escribir y, en muchas ocasiones, también para dibujar.

Diferencias entre tinta y pintura

Diferentes agentes de color

Una de las diferencias entre las pinturas y las tintas es que tienen diferentes agentes de color. En la pintura es fundamental es pigmento. Éste, cuya finalidad es aportar color, puede ser orgánico, como la cochinilla; mineral, como el cobalto o sintético, como, por ejemplo, el carbonato de plomo.

La tinta, y muy concretamente la tinta china, fluye a través del papel. Contrariamente, un esmalte sintético con base de látex, por ejemplo, se pega a la superficie; no la penetra.

Diferentes procedimientos de color

La tinta, tal como hemos dejado intuir en el anterior apartado, remoja la superficie que, en el caso del dibujo, se quiere colorear. Por el contrario, la pintura lo que hace es cubrir la superficie, no penetrarla. Esto hace que, en ocasiones, la pintura debilite la superficie que cubre; cosa que nunca sucede con la tinta.

Esto es debido a que la pintura contiene unos aglutinantes, entre los que podemos citar algunos tan conocidos como el agua, el huevo o el aceite, que se encargan de hacer que los pigmentos se fijen en la superficie que queremos pintar. Es por ello por lo que hay pinturas como el óleo que se puede aplicar con espátula. Y, por el contrario, la tinta china, volviendo al ejemplo de antes, es totalmente líquida.

Protección de superficie

La pintura, al ofrecer a la superficie una cubierta protectora, le evita la erosión y el deterioro por agentes externos como la lluvia. La tinta no ofrece esta protección.