Beneficios de pintar mandalas  

mandala

Vidas agitadas, estrés, ansiedad y vidas de usar y tirar. Vivimos una época en la que casi nadie se para a reflexionar, el trabajo y también la vida de ocio y personal nos obliga a seguir un ritmo frenético que está provocando cada vez más problemas de salud mental. Por eso algunas técnicas orientales como la meditación y también prácticas como el yoga se han puesto de moda en occidente. Ahora también hemos descubierto otra técnica de relajación: Pintar mandalas. Te contamos cuáles son sus beneficios.

 

¿Qué es un mandala?

 

Los mandalas tienen su origen en La India y su término en sánscrito significa “círculo o rueda”. La definición más técnica de mandala es que se trata de representaciones simbólicas espirituales del macrocosmos y el microcosmos que utilizan en el budismo y el hinduismo.

 

Habitualmente se representan con formas geométricas dentro de círculos, los mandalas existen con decenas de figuras diferentes que forman también fondos muy dispares. En oriente se utilizan como una forma de meditación y no solo se colorean, también se hacen con arena de colores. Unos mandalas que vienen a ser una performance, porque después se destruyen.

 

Los 5 beneficios de pintar mandalas

 

  1. Mejora los niveles de concentración y atención.
  2. Ayuda a relajarse y, por lo tanto, a disminuir el estrés y la ansiedad.
  3. Acerca a quien lo practica a un estado de calma y consciencia del presente (aquí y ahora, pintando, nada más)
  4. Conexión interna. Permite que todo aquel que pinta mandalas conecte consigo mismo.
  5. Mejora nuestro estado de ánimo y la conducta a través de la coloterapia. Los diferentes colores pueden mejorar nuestro estado psicológico.

 

¿Qué debo hacer si quiero pintar mandalas?

 

Actualmente existen decenas de publicaciones de libros de mandalas que puedes colorear de forma libre desde tu casa, en un descanso del trabajo, durante tus desplazamientos en transporte público… Son cuadernos calcados a los tradicionales libros de pintar y colorear para los más pequeños, pero en vez de personajes animados hay mandalas en blanco y con los bordes en negro para poder rellenarlos con los colores y técnicas que más nos apetezcan.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *