Cómo despedirte del mejor verano de tu vida

mejor-verano

Decir adiós no es fácil, y menos cuando has vivido el mejor verano de tu vida. Pero, como todo lo bueno, el verano también se acaba, por muy genial que haya sido, y tenemos que saber despedirnos de él de la mejor manera posible para que su final no lo desluzca. Saber despedirse de un lugar, de un amor de verano, incluso de la pandilla con la que has pasado momentos inolvidables y no verás en un tiempo, requiere paciencia, positividad, psicología y unos buenos consejos para que la vuelta a la rutina no te robe ese gran sabor de boca.

Planes para despedirte del mejor verano de tu vida

Una de las mejores maneras de despedirte del verano es no hacerlo de forma abrupta. A pesar de que tus vacaciones hayan acabado, tienes muchos planes en tu ciudad para seguir disfrutando del calor y las posibilidades que ofrece para acabar de hacer un verano redondo.

Playa o piscina

Una de las actividades que más asimilamos al verano son las jornadas en la playa o en la piscina. En función de si tu lugar de residencia es costero o no y de tus gustos personales, llama a tus amigos y amigas y pasa una mañana o una tarde en la piscina o la playa tomando el sol y haciendo todas aquellas actividades que te gustan hacer cuando estás cerca del agua.

Terrazas

Otro gran icono del verano son, sin duda, las terrazas. Es verdad que también las puedes disfrutar en invierno, pero, sin duda, no hay punto de comparación. Estar en una terraza con abrigo no es lo mismo. Así que corre a avisar a tu gente y organiza una cenita en uno de tus restaurantes favoritos o acercaos al chiringuito a disfrutar de un mojito o vuestra bebida favorita entre risas y buen ambiente.

Helados

¿Todavía nadie había encontrado a faltar los helados entre los “must” de un verano? Es verdad que entre terrazas y helados tenemos que vigilar para no acabar el mejor verano de nuestras vidas con 10 kg. de más, pero disfrutar de un helado es, sin duda, una manera de despedirnos del mejor verano de nuestras vidas de una forma muy dulce.

Sandalias o pantalón corto o vestido

Tengas o no tengas el cuerpo bronceado, es el momento para lucir tus outfits veraniegos. Seguro que te llevan más a tu verano que una bufanda y unas botas. Además, seguro que levantas pasiones porque la felicidad es algo que se transmite por los poros.

Dormir hasta tarde y descansar

Aprovechar para descansar antes de volver a las clases o al trabajo también es una magnífica manera de irnos despidiendo del verano con cariño. Y, si puedes, mientras remoloneas en la cama o en el sofá, cierra los ojos y vuelve a los momentos que han hecho que éste sea un verano tan especial. Estamos viendo la sonrisa que se te dibuja en la cara desde aquí.

Durante el año te quedaran muchos otros recuerdos que podrás ir rescatando como fotos y canciones. Y ya verás cómo antes de lo que piensas el verano vuelve a estar y lo vuelves a vivir a lo grande.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *