Cómo afrontar la vuelta al cole después de las vacaciones de Navidad

vuelta al cole después de las vacaciones de Navidad

Las vacaciones de Navidad ya han acabado y seguro que más de un niño y niña no está siendo fácil volver de nuevo a las aulas. Las fiestas navideñas están cargadas de una magia e ilusión especial que convierten este período vacacional en más intenso que otros y, consecuentemente, la vuelta al cole puede resultar más dura. No obstante, hay trucos, que vamos a desvelar a continuación, que hacen más llevadera la vuelta al cole después de las vacaciones de Navidad.

Consejos para llevar mejor la vuelta al cole después de las vacaciones de Navidad

Rutina

Como es bien sabido por todos y hemos visto en artículos anteriores, durante las vacaciones los niños, y también, los adultos acostumbran a perder el ritmo de sueño, cambiar los horarios de las comidas, etc. Éste es uno de los aspectos que más cuesta cambiar cuando el despertador vuelve a sonar temprano.

Es por ello por lo que se recomienda que durante los días anteriores al inicio de las clases, y también los primeros días de clase, las rutinas de los más pequeños estén especialmente marcadas. Es decir, si la hora de levantarse del niño o niña es, por poner un ejemplo, las 7 de la mañana, deberíamos despertarlo a esta hora los días antes de la vuelta al cole y, cuando ya haya empezado, ser muy estrictos con la hora no dando espacio a remolonear.

Los regalos

Una de las peculiaridades de este período vacacional son los regalos. Los niños reciben presentes el día de Navidad y el de Reyes y la vuelta al cole les supone dejar de jugar con éstos como habían podido hacer hasta el momento; ya que, normalmente, durante estos períodos somos más laxos con los tiempos de juego.

Ante esto se recomienda, por una parte, dejar, siempre que las normas del colegio lo permitan, que el niño lleve un juguete para que lo pueda mostrar y compartir con los compañeros de clase. Y, por otra, y en la misma tónica que en las vacaciones de verano, hacerle entender al niño o niña que las vacaciones son temporales y que todos debemos volver a nuestra rutina. Es decir, le tenemos que hacer ver que los adultos nos encontramos en la misma situación.

Incorporación progresiva

Aunque a priori puede parecer contradictorio porque en uno de los apartados anteriores hemos indicado que es muy importante marcar bien las rutinas, también es importante que tengan un período de adaptación.

Este no debe ser largo, ya que el descanso vacacional no lo ha sido, pero sí que debe existir. Éste, del que se encargan los profesores y, en general, todo el personal que forma parte de la comunidad educativa, debe consistir en dejarles espacio, muy especialmente el primer día, para contar qué han hecho durante los días festivos y los regalos que les han traído los Reyes y el Papa Noel. La carga curricular habitual debe introducirse después.

Los expertos también recomiendan, durante estos primeros días, dar un refuerzo de energía a los niños para que no se sientan decaídos y sin ganas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *