relación-tóxica

Los celos como expresión del amor. Una afirmación rotundamente falsa pero que a día de hoy se da en muchas relaciones de pareja entre adolescentes, El cine, la música y otros productos culturales han fomentado una falsa creencia sobre el amor romántico, el sentido de pertenencia y otros aspectos poco o nada saludables. Pero sería demasiado fácil y muy injusto echarle la culpa al espectáculo, es la sociedad la que muchas veces ha fomentado ciertas aptitudes o no ha sido demasiado clara en cuanto a una educación sana de nuestras emociones. Por eso es muy importante saber reconocer los síntomas de una relación tóxica.

 

Relaciones tóxicas: ¿Cuáles son los síntomas?

 

Las relaciones entre adolescentes siempre han sido complicadas. Una etapa de la vida que implica multitud de cambios físicos, pero también otros a nivel emocional que provocan conflictos en todos los grupos de amigos y también en las familias, casi siempre por el choque generacional entre progenitores y chavales. Ahora bien, las primeras relaciones de pareja entre adolescentes preocupan ahora más que nunca, ¿Cómo detectar los síntomas? Solo pueden darse en un contexto muy concreto: Una persona manipuladora y una persona sensible, vulnerable y susceptible a la culpabilidad se encuentran ¡Cuáles son esos síntomas? Si tu pareja…

  1. Controla tu móvil.
  2. Te envía mensajes a todas horas para saber dónde y con quién estás.
  3. No quiere que hables con otros hombres y/o mujeres. Si lo haces cree que lo/la estás engañando.
  4. Te denigra y menosprecia frente a sus amigos.
  5. Te aleja de tu círculo de amigos y familia.
  6. Te hace sentir culpable por casi todo. Si os enfadáis es por ti, si te grita tú le has provocado, etc.
  7. No valora tus logros, incluso les resta importancia.
  8. No tiene en cuenta tu opinión.
  9. Te utiliza para conseguir sus metas.
  10. Te trata como si fueras de su propiedad.

 

Si reconoces 2 o más de estas aptitudes está claro, estás manteniendo una relación tóxica. Pide ayuda y deja la relación, el amor no duele.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + ocho =