Deberes en verano, ¿son recomendables?

Deberes en verano

Tanto los más mayores como los más pequeños estamos esperando que lleguen las vacaciones de verano para poder descansar y disfrutar. Planeamos viajes, vamos a la playa, dejamos de madrugar, etc. Pero, ¿deben hacer los niños y niñas deberes en verano? ¿Es bueno que desconecten completamente del colegio como pretendemos hacer los adultos con el trabajo?

Defensores y detractores de los deberes en verano

Los deberes en verano son un tema que genera una gran controversia. A pesar de que todos los expertos coinciden en que depende del niño y del curso escolar que haya realizado. Es decir, no es lo mismo un niño o niña que ha tenido buenos resultados académicos que uno que ha suspendido muchas.

No obstante, vamos a ver, a grandes rasgos, qué es lo que argumentan tanto los defensores como los detractores de una parte como de la otra.

Defensores de los deberes en verano

Entre los defensores de realizar tareas escolares durante los meses de vacaciones, entre los que podemos encontrar, por ejemplo, la CONCAPA (Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos), se esgrimen argumentos como que los deberes en verano son necesarios porque se deben reforzar las materias curriculares para que se fijen y amplíen los conocimientos adquiridos durante el curso. En la misma línea, afirman que realizar deberes en verano también es muy importante para conservar el hábito de estudio y la disciplina.

No obstante, los partidarios de realizar deberes durante el verano no abogan por unas vacaciones absolutamente centradas en los deberes. En casos en los que no existen dificultades de aprendizaje ni ninguna anomalía, recomiendan, desde la CONCAPA, un cuarto de hora diario para los alumnos de infantil y una hora para los de primaria.

Detractores de los deberes en verano

Los no defensores de cargar a los niños y niñas con deberes en verano argumentan que en caso de haber superado todas las asignaturas, merecen disfrutar de las vacaciones, muy especialmente de los días en los que toda la familia puede estar junta, de la misma manera que lo hacen los adultos.

Según este grupo, en el que podemos incluir la CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado), los alumnos ya tienen, en muchas ocasiones, muchos deberes durante el año escolar –y así lo ratifica la OMS- y en verano necesitan descansar del estrés, agobio y cansancio del año.

No obstante, también tiene en cuenta que las vacaciones son muy largas y sí que aconsejan, además de pasar todo el tiempo posible con la familia, motivarles a leer libros que les gusten, dibujar con ellos y, en definitiva, crear vínculos a la vez que aprenden lúdicamente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *