Cómo pintar tazas con rotuladores Posca

,
rotuladores posca

Se acercan las fiestas navideñas y es el momento perfecto para ir pensando en regalos especiales. Si queréis sorprender a algún familiar o amigo, sólo tenéis que aventuraros en la idea de pintar una taza personalizada. Con los rotuladores Posca todo esto es posible y, además, disfrutarás de todo el proceso.

A continuación, os vamos a dar unas pautas muy sencillas para que esta experiencia sea inolvidable. Además, ¡el resultado de la taza os va a dejar con la boca abierta!

Distintos tamaños de puntas de los rotuladores Posca

Los rotuladores Posca ofrecen una amplia variedad de medidas de las puntas. Desde los más finos (0,7 mm) para perfilar y delinear, hasta los más gruesos (15 mm) para realizar trazos más gordos o rellenar espacios en blanco.

Ahora sólo tenéis que decidir que tipo de dibujo es el que queréis hacer, si perfilado o a trozos gruesos, y escoger entre toda la gama cromática que ofrece Posca.

Cómo se usan los rotuladores sobre las superficies

Los rotuladores Posca tienen un funcionamiento muy sencillo. Lo primero de todo es agitarlos bien para mover la pintura. Una vez realizado este paso, se presiona sobre la superficie a pintar hasta que la punta se hunda y salga la pintura.

Os recomendamos que la superficie de la taza sea porosa para que el resultado final sea permanente una vez se halla fijado en el horno. En este caso, es posible que los colores después del horneado bajen de intensidad, debido a que la superficie porosa absorbe más pintura.

En caso de que la taza sea satinada, también puede pintarse, pero el resultado no será permanente. Si te equivocas cuando estés dibujando, sólo hay que humedecer un algodón con agua y la tinta se va sin necesidad de frotar. Para que el resultado sea más duradero, aún así no permanente, puedes utilizar un espray fijador.

Una vez escogida la taza a pintar, sólo hay que dejar correr la imaginación y ponerse manos a la obra para la creación del dibujo.

Comportamiento y resistencia de la tinta

La pintura de los rotuladores Posca se seca en menos de un minuto lo que permite seguir dibujando sin que la pintura se corra.

El último paso para acabar la creación es fijar la pintura. En el caso de las superficies porosas, tendréis que meter la taza de porcelana en el horno durante 45 minutos a 120ºC. Para las superficies satinadas, se recomienda un espray fijador para alargar la vida del dibujo.

Posca recomienda lavar la taza a mano y con agua fría para evitar que con el tiempo la pintura salte de la taza. Sobretodo evitar el lavavajillas.

Estos rotuladores se utilizan para muchísimas superficies. Esta vez os hemos hablado de cómo pintar porcelana pero en los siguientes post os hablaremos de otras superficies para que comprobéis la versatilidad de estos rotuladores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *